<![CDATA[

América Móvil se ha convertido en la última empresa que decidió desagregar su actividad relacionada con la infraestructura de telefonía móvil. Hace unas semanas, Telefónica se desprendió de su filial de torres de telecomunicaciones, Telxius. Días antes, Vodafone anunció que sacaría su firma del mismo rubo, Ventage Towers, a Bolsa. La decisión de la compañía de Carlos Slim, que provocó un incremento de 3% en las acciones de la empresa durante la apertura del mercado, no se toma en el mismo escenario, ni con las mismas condiciones en las que se encuentran sus pares europeas. Sin embargo, la aprobación de un plan para escindir su infraestructura sí es parte de una tendencia global.

“De alguna manera sí se suma a una tendencia, la verdad es que el mercado de torres ha estado muy activo en los últimos años, ya sea con escisiones o incluso ventas”, explica Jorge Bravo, presidente de la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (Amedi). Las empresas se están desprendiendo de este negocio debido a lo costoso que se vuelve para ellas. Gonzalo Rojón, director y socio de la consultora The CIU, menciona que para el negocio de las torres de telecomunicaciones ­–que son estructuras que alojan antenas de comunicaciones inalámbricas, desde radio y televisión hasta telecomunicaciones– se requiere tener un buen inmueble, asegurar una buena cobertura, la infraestructura necesaria para colocar las antenas y seguridad para evitar la intervención de terceros o el robo de equipo. Para empresas como Telefónica, con una deuda que hasta septiembre de 2020 rozaba los 44,800 millones de dólares, mantener ese negocio no es rentable. El mismo operador dijo, cuando anunció la venta de sus 30,722 torres en Europa y América Latina a American Tower Corporation, que los 9,400 millones de dólares que va a recibir por la transacción reduciría su compromiso financiero en unos 5,600 millones de dólares. En el caso de Vodafone, se espera que lo recaudado en la oferta de acciones se utilice para pagar los adeudos de la compañía. “Las empresas de telecomunicaciones que empezaron a separar su negocio de torres estaban en una situación financiera compleja, estaban obligadas a ser eficiente su operación al reducir costos, pero no es el caso de América Móvil”, dice Bravo. En el cuarto trimestre de 2020, la empresa de Carlos Slim reportó una utilidad neta de 37,300 millones de pesos, una cifra 79.6% mayor a la registrada en el mismo periodo del año previo.

Un operador más eficiente

Bajo esta línea, el presidente de la Amedi dice que la probación del plan de escisión de las torres de la empresa en América Latina está relacionada con la inversión destinada a la frecuencia 5G. “Se requieren muchos permisos para crecer en las ciudades, así como movimientos, parece que están pensando en el despliegue de la red de quinta generación”, menciona. En conferencia con los inversionistas, Daniel Hajj, CEO de América Móvil, dijo que para este 2021 prevén destinar un gasto capital de 8,000 millones de dólares, el cual incluye la inversión en infraestructura para 5G. Entre los países que tienen en la mira están Brasil, Colombia y República Dominicana. En México, la firma tendrá opciones disponibles a partir de octubre, agregó Carlos García, director financiero de la empresa. La escisión de sus torres de telecomunicaciones sí cambia la operación de América Móvil. Los expertos coinciden en que, como consorcio, le va a permitir enfocarse más en los servicios móviles, en el cambio de estrategia y en la experiencia que le brinda a los consumidores. “Dejar el negocio de las torres lo vuelve más flexible y permite al operador enfocarse en el de telecomunicaciones, mientras que otra compañía se encarga del mantenimiento, las inversiones y todo lo que requiere la infraestructura de telefonía móvil. Esto lo hace más eficiente”, explica Gonzalo Rojón. La compañía dijo que esta decisión estará sujeta al cumplimiento de leyes aplicables en cada país, la obtención de las autoridades y el visto bueno de los accionistas. Pero se prevé completar durante 2021. Este plan de escisión no es algo nuevo para la firma de Carlos Slim. En 2015, como respuesta a la presión regulatoria del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) para frenar su dominio en el mercado mexicano, América Móvil desplegó sus torres en el país y creó Telesites, una red de torres al servicio de su operadora celular Telcel. Esta compañía ha crecido de manera constante. Al tercer trimestre de 2020 contaba con 17,964 torres a su nombre, la gran mayoría en México, aunque también cuenta con 304 en Costa Rica. Esto significó un crecimiento de 6.09% en sitios locales respecto al mismo periodo del año anterior. Además, del grupo de las 35 emisoras que conforman el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV, Telsites es una de las ganadoras en 2020. Estar dentro del índice les da a las empresas una mayor exposición entre los inversionistas, pues las acciones aumentan su demanda y con ello su bursatilidad, que es la facilidad con la que se compra y vende una acción. “Ya vieron que tienen su compañía en México, ahora a hacer lo mismo para el resto de la región. Telesites es muy grande, ¿por qué no hacerlo igual para América Latina siguiendo la tendencia y tratando de librarse regulatoriamente?”, se cuestiona el consultor de The CIU.

]]> Expansión MX