La pandemia sigue haciendo estragos en el mundo deportivo y la Gran Carpa no se salva.