La semana pasada, el Gobierno argentino llegó a un acuerdo con los fabricantes de autos agrupados en Adefa: consiguieron un permiso para importar 96 mil autos de acá a fin de año, a cambio de aumentar su producción local (ver nota).

En ese acuerdo habían quedado afuera los importadores agrupados en Cidoa, que son aquellos representantes que no tienen fábricas en el país. La espera terminó: desde el Ministerio de Producción comenzaron a informarles hoy que deberán conformarse con un permiso para importar apenas el 50% de los autos que habían solicitado traer este año.

La medida la tomó el Gobierno ante la falta de dólares. Ahora se espera que se informe a cada marca de cuánto será el cupo exacto de vehículos que podrán ingresar, incluyendo a los que ya tienen varados desde hace meses en la Aduana.

Las marcas integrantes de Cidoa que estarán afectadas por este cepo aduanero recargado son: Porsche, Alfa Romeo, Baic, BMW, Changan, Chery, DFSK, Foton, Geely, Great Wall, Haval, Hyundai, Isuzu, Kia, Jac, Jaguar, Land Rover, Lifan, Mack, Mini, Shineray, Subaru, Suzuki y Volvo.

Hay más información en esta nota del diario Ámbito Financiero.

***

Nota del diario Ámbito Financiero 
Por falta de dólares, recortan 50% la importación de autos de marcas que no fabrican en el país

Por Horacio Alonso

Mal comienzo de semana para los importadores de autos. Desde el Ministerio de Desarrollo Productivo comenzaron hoy a comunicarse con los distribuidores de marcas extranjeras para informarles el cupo de dólares que recibirán para el ingreso de 0km en lo que resta del año con un recorte de alrededor del 50% de lo que las empresas habían solicitado de acuerdo a las previsiones de ventas hasta fin de año.

Las llamadas se están realizando desde la Secretaría de Industria de esa dependencia a cada uno de las compañías agrupadas en CIDOA. Estas empresas son marcas que no tienen radicación industrial directa en el país o forman parte de un grupo automotriz con planta local. No es posible calcular un porcentaje exacto del recorte debido a que hay muchas variables a tener en cuenta pero, según los sondeos realizados por este diario, ronda en la mitad de lo solicitado un mes atrás cuando las empresas fueron convocadas por las autoridades para que plantearan sus necesidades de importación hasta fin de año. “No sabemos el número exacto porque recién nos acaban de comunicar pero estimamos que es el 50% de lo que solicitamos”, admitió el titular de una de las empresas afectadas.

La noticia es un golpe duro para estas empresas ya que, en muchos casos, tienen unidades que están llegando en barcos o pedidos de producción realizados a sus casas matrices que fueron pagados con fondos propios o deben cancelar en el corto plazo. Lo que sucederá ahora es que el Gobierno no le liberará los dólares necesarios para cumplir con esos compromisos. En esos casos deberán recurrir al mercado para hacerse de esas divisas.

Esta decisión oficial se tomó por la falta de dólares que tiene el país que obliga al Gobierno a restringir las importaciones de todo tipo. De esta manera, se implementó este sistema de cupo, medida que fue adelantada por Ámbito. La misma es aplicada para las terminales instaladas en el país que son, en la práctica, las principales importadoras del vehículos, ya que más del 70% de los 0km que se comercializan en el mercado local llegan a través de estas automotrices. En ese marco, la semana pasada, la entidad que las agrupa (ADEFA) llegó a un acuerdo con el Gobierno para poder ingresar hasta fin de año unas 96.000 unidades para llegar a un mercado anual de 290.000 vehículos.

En el caso de las marcas asociadas a CIDOA, la participación en el negocio es menor. El año pasado representaron 2,4% de los patentamientos totales. De acuerdo al cupo de dólares que tendrán para importar unidades hasta fin del 2020, en este sector estiman que su penetración en las ventas será menor este año.

El problema indirecto que se presenta por este recorte de fondos será la situación de las concesionarias que comercializan estos modelos. Al tener una restricción en la cantidad de unidades que puedan comercializar anticipan que puede haber cierres de locales de las redes por un negocio que deja de ser atractivo en volúmenes. Otro efecto es que habrá menos competencia y eso se trasladará a un aumento de los precios de estos vehículos, algo que ya se viene registrando desde hace un par de meses con sobreprecios por arriba de los valores de lista.

ARGENTINA AUTOBLOG