<![CDATA[

El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) disminuirá la cantidad de energía proveniente de centrales renovables tras el mega apagón de la semana pasada que afectó a más de 10 millones de usuarios del servicio eléctrico. La medida fue anunciada este martes en una conferencia de prensa dictada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), pese a que ésta es sólo un participante más del mercado de generación eléctrica.

La empresa nacional dirigida por Manuel Bartlett ha asegurado que la alta penetración de centrales renovables en el sistema que se registró el lunes de la semana pasada –de 28%, la más alta de la que se tiene registro– impidió controlar un falla en el sistema de transmisión –presuntamente originado por un incendio en pastizales de Tamaulipas– que derivó en el apagón eléctrico masivo. “Como medida preventiva, en demandas bajas, el Cenace se verá obligado a sacar de operación parte de la generación renovable intermitente para asegurar la confiabilidad del sistema nacional”, dice en un documento de la CFE que fue leído esta tarde en una conferencia de prensa que no contó con la presencia de representantes del Cenace, el operador del mercado eléctrico. La decisión, argumentó la CFE, se debe a que en un futuro se duplicará la capacidad de generación eólica y solar en el sistema eléctrico, lo que podría traer desbalances en el sistema de transmisión y distribución. En repetidas ocasiones, la administración federal actual ha dicho que en el sexenio pasado se entregaron permisos de generación en exceso, sin tomar en cuenta la planeación de la CFE, que aún posee el control de los servicios de transmisión y distribución. Los representantes de la compañía estatal no detallaron a partir de cuándo se tomarán estas medidas que reducirán la participación de los actores privados en el mercado de generación y cuáles serán los mecanismos.

“El sistema nacional no puede operar con exceso de generación intermitente autorizada por la CRE y se incrementará el riesgo de confiabilidad del sistema nacional a demandas de energías bajas, y será necesario disminuir este tipo de generación intermitente y el Cenace está obligado por ley a limitar en cada nodo la capacidad máxima a generar, para asegurar la confiabilidad. Esto implicará para los generadores privados reducir su producción anual”, dice el documento. Esta no es la primera vez que la administración federal intenta disminuir la generación mediante métodos renovables o de centrales propiedad del sector privado: en abril pasado el Cenace publicó un oficio, con motivo de la emergencia sanitaria, que buscaba poner pausa a la entrada de nuevas centrales fotovoltaicas y eólicas bajo el argumento de que quitarán confiabilidad al sistema. También, en mayo, la Secretaría de Energía publicó una nueva política de confiabilidad que planteaba, entre otras cosas, aumentar la participación de la CFE en el mercado de generación y privilegiar el uso de los combustibles fósiles para la producción de electricidad. Ambas medidas han sido vetadas después de que jueces en materia de competencia otorgaron amparos a organizaciones medioambientales.

]]> Expansión MX