El británico consiguió el séptimo campeonato de la Fórmula 1.