El británico se llevó la victoria en una carrera marcada por dos fuertes accidentes.