La primera generación del Jeep Grand Cherokee (tipo ZJ, en clave interna) llegó a las tiendas en 1993. Esta unidad se empleó como vehículo familiar hasta que una avería en su cambio automático estuvo a punto de mandarlo al desguace, algo que su actual propietario remedió in extremis para darle una segunda oportunidad.

Digno sucesor del Grand Wagoneer, el Grand Cherokee fue uno de los primeros modelos de la marca norteamericana que inició su andadura en España a la par que en el resto del mundo. La denominación Laredo (que por aquel entonces designaba al acabado intermedio del modelo, por encima de los niveles básico y SE, y por debajo del Limited y de las series especiales) hace honor a la ciudad estadounidense del mismo nombre en el estado de Texas, fronteriza con México, que fue fundada en 1755 como San Agustín de Laredo, en honor a la villa cántabra.

El Grand Cherokee Laredo se presentaba en aquellos momentos como todo un “cochazo”, con un potente y refinado propulsor de gasolina de seis cilindros, abundante equipamiento, y prestaciones en carretera de primer orden (183 km/h de velocidad punta), a la altura de la mayoría de las berlinas del momento; todo un símbolo de éxito y posición social. Su precio nuevo estaba, naturalmente, a la altura de sus objetivos y había que entregar 4.755.077 pesetas (28.531 €), que por aquellos años era el sueldo de todo el año para un directivo de rango medio.

El Jeep Grand Cherokee que hoy te mostramos fue matriculado nuevo en Madrid en marzo de 1993, y fue de los primeros que rodaron por nuestras carreteras. Durante unos años fue empleado como vehículo familiar, para ser arrinconado poco a poco debido fundamentalmente a su elevado consumo: más de 15 litros de gasolina cada 100 kilómetros. Veintitrés años más tarde, abandonado y herido de muerte con una grave y cara avería en su cambio automático, fue comprado a precio de derribo, un segundo antes de ser enviado al desguace.

Una segunda vida para este Jeep

Su nuevo propietario, un joven apasionado del todoterreno, estaba dispuesto a ofrecerle una segunda oportunidad y, gracias a sus buenos oficios y contactos en el mundo de los recambios reciclados, consiguió reparar temporalmente el cambio y, finalmente, una caja de cambios automática en perfecto estado.

Como se quería una estética impactante y prestaciones trialeras al máximo nivel para excursiones de fin de semana, se planificó de inmediato una preparación completa, llevada a cabo personalmente por su propietario durante los últimos quince meses, que se ha coronado con un atractivo tono de pintura exclusivo.

Una de las grandes ventajas de los todoterrenos de la marca norteamericana es la gran cantidad de piezas, kits y elementos disponibles en el mercado para su personalización y mejora. Como hay demanda y gran competencia entre estos fabricantes de accesorios, los precios son muy razonables, especialmente para kits completos y, desde luego, mucho más económicos que las piezas para los todoterrenos japoneses.

Para asegurar el tiro se eligió un conjunto completo de piezas de suspensión muy popular en EE.UU. para elevar la carrocería nada menos que 10 centímetros. Es una elevación importante que exige modificar algunos componentes adicionales, como las barras y la biela de mando de salida de la caja de dirección. Afortunadamente, en el suministro de piezas se incluyen cuatro tirantes inferiores más largos al objeto de reposicionar ambos ejes y no alterar la batalla. Las barras estabilizadoras originales se mantienen, pero en la trasera ha sido necesario sustituir sus bieletas de conexión con el chasis por otras más largas, lo que ha posibilitado instalar un sistema de desconexión manual. Con la barra estabilizadora trasera desconectada, el eje trasero libera todo su recorrido en extensión y mejora notablemente la motricidad en cruces de puentes y zonas trialeras.

La elevación de la carrocería permite instalar enormes neumáticos de 33 pulgadas (84 centímetros de diámetro), sobre unas impresionantes llantas de 9″ de anchura de garganta con desplazamiento negativo de 30 mm para aumentar las vías (+120 mm) y mantener la estabilidad. El incremento de desarrollo de estas ruedas (un 16,65 %) ha obligado a instalar grupos cortos en los diferenciales para no alargar en exceso el ya largo desarrollo original. Al objeto de cubrir las ruedas según la Directiva de aplicación, ha sido necesario instalar nuevos guardabarros, prolongados en su parte inferior con piezas adicionales. La enorme elevación de la carrocería (20 centímetros entre suspensiones y ruedas) también ha obligado a la colocación de estribos para poder acceder al habitáculo y al montaje de una estructura anti-empotramiento posterior, colocada a menos de 550 mm del suelo (desmontada el día de nuestra prueba), para poder superar la homologación.

La impactante estética se completa con la sustitución de los parachoques originales de plástico por otros metálicos de fabricación nacional. El delantero incluye el soporte para el cabrestante instalado, mientras que el trasero incorpora un soporte para ubicar la gigantesca rueda de repuesto, que no cabe en el alojamiento original bajo el maletero.

Los enormes neumáticos y, sobre todo, el importante incremento de la tara (superior a los 400 kilos) ponían en aprietos el sistema de frenada, y se optó por sustituir las pastillas de freno delanteras por otras de máximo rendimiento, así como los tambores de freno del eje trasero por discos de 275 milímetros de diámetro mordidos por pinzas de dos pistones. El incremento de tara también ha obligado a eliminar una plaza del asiento trasero y el enganche de remolque.

Para la legalización de todas estas reformas ha sido necesario preparar la documentación técnica habitual y, adicionalmente, superar un conjunto de cuatro exigentes ensayos dinámicos a cargo del Servicio Técnico Idiada.

Inundaciones y barro

Jeep Grand Cherokee ZJ interior

El día de nuestra prueba había salido el sol, pero era el primero en más de dos semanas de intensas lluvias en la provincia de Guadalajara. Los caminos estaban anegados de pegajoso barro, y en las cercanas cumbres de la Sierra del Guadarrama la nieve ponía el color dominante.

Este exigente terreno es el perfecto escenario para este poderoso Jeep, bien calzado con sus ruedas MT hinchadas a 1,5 bares y dispuesto a devorar cualquiera de los caminos rotos e inundados que encontramos a nuestro paso. Aunque el puesto de conducción se encuentra, lógicamente, más elevado, la posición al volante no experimenta cambios, y el conductor puede ajustar el asiento y volante a su gusto, para disfrutar en un razonable silencio de marcha (los neumáticos “cantan” lo suyo) y con gran sensación de dominio.

El cambio automático y la buena respuesta del propulsor en baja convierten la conducción de este coloso en una tarea sencilla, y le permiten desplazarse por carretera a velocidades legales con total confianza. A pesar de la elevada potencia nominal del propulsor de seis cilindros y cuatro litros, en la práctica se echa en falta algo más de poderío, por causa de la elevada masa y los gigantescos neumáticos, que se comen una buena parte del pastel. Un motor V8 sería una buena idea para el futuro.

En los caminos se mantiene el tono. Las suspensiones y, sobre todo, los enormes neumáticos amortiguan muy bien los pequeños baches, que llegan filtrados al habitáculo. Como puedes imaginar, los caminos y zonas más estrechas no son su terreno favorito, pero en las trialeras y zanjas más amplias se encuentra como pez en el agua. Con la eficaz reductora engranada y la importante ayuda del cambio automático, todo resulta fácil e intuitivo. Los recorridos de suspensión son importantes, sobre todo en el eje trasero con la estabilizadora desconectada. Por ello, la motricidad resulta sorprendente, sobre todo si tenemos en cuenta que este Jeep no cuenta con ningún tipo de bloqueo de diferencial ni control de tracción. Con un sistema de bloqueo al menos en el eje trasero, su capacidad de franqueo sería aún mejor.

Pero en lo que este rejuvenecido Grand Cherokee no tiene rival es en su poderosa y exclusiva imagen, que hace volver la cabeza a los transeúntes allá por donde pasamos. TT

El Creador: José Carlos De Blas Abajo

  • “Joseca” para los amigos.
  • Guadalajara, 1992.
  • Residente en Galápagos (Guadalajara)
  • Profesión: Mecánico.

¿Cómo te enganchaste al 4×4?

Desde muy pequeño, siempre he estado rodeado de todoterrenos. Con 15 años ya compré un Land Rover Santana viejo.

¿Por qué elegiste este coche?

No tenía mucho presupuesto y buscaba un coche con motor “gordo” de gasolina. Este Grand Cherokee tenía el cambio roto, y el precio era de derribo.

¿Por qué esta preparación?

Me gustan las rutas extremas y los triales de aficionados.

¿Qué es lo que más te gusta del coche?

Resulta muy cómodo para conducirlo.

¿Qué es lo que menos te gusta del coche?

Los ejes parecen débiles para tanta preparación.

¿Qué es lo próximo a mejorar?

La lista que tengo en la cabeza es inacabable: brazos de suspensión más largos, muelles más altos, instalar un eje trasero de Ford Explorer, reforzar las barras de dirección y€ me paro aquí, de momento.

Precios de la preparación

MOTOR

  • Toma elevada de admisión 100 euros

TRANSMISIÓN

  • Caja de cambio automática 42 RH cuatro velocidades (reciclada) 400 euros

FRENOS

  • Conversión a discos de freno traseros (pinzas + discos) Jeep ZX (reciclado) 100 euros

DIRECCIÓN

  • Biela de mando (pitman) Rough Country 150 euros
  • Amortiguador de dirección Rough Country 80 euros

SUSPENSIÓN

  • Conjunto de piezas Rough Country de “brazos largos” (+100 mm) 950 euros
  • Barra Panhard delantera reforzada Rough Country 260e

NEUMÁTICOS Y LLANTAS

  • 5 neumáticos Cooper Discoverer STT 33 x 12,5 x 15″ 108Q 770 euros
  • 5 llantas de chapa (antidesllantado) medidas 9 × 15″ 680 euros

CARROCERÍA

  • Aletines Alaplast 280 euros
  • Paragolpes delantero TRC con soporte para cabrestante 450 euros
  • Parachoques trasero TRC, con soporte para rueda de recambio 650 euros
  • Taloneras laterales TRC 350 euros
  • Lunas tintadas 70 euros

ILUMINACIÓN Y COMUNICACIONES

  • Dos proyectores de luz de largo alcance Plasma 4×4 90 euros
  • Emisora CB Midland 85 euros
  • Antena emisora Midland 40 euros
  • Soporte antena en capó 25 euros

RESCATE

  • Cabrestante eléctrico Plasma 4×4 12.000/ 12V. (5.440 kg) 540 euros

VARIOS

  • Mano de obra (trabajo personal del propietario) Incalculable
  • Gastos de homologación e ITV 1.550 euros

FICHA TÉCNICA JEEP GRAND CHEROKEE 4.0 (1993)

  • Precio V.O. AVERIADO: 600 euros
  • Preparación: 7.620 euros

MOTOR

  • Marca: Chrysler
  • Tipo: S00
  • Ciclo: Otto, cuatro tiempos
  • Diámetro x carrera: 98,4 x 86,7 mm
  • Disposición: Seis cilindros en línea. Bloque de fundición de hierro, culata de aluminio
  • Distribución: SOHC. Dos válvulas por cilindro
  • Alimentación: Inyección electrónica indirecta de gasolina, controlada electrónicamente
  • Desplazamiento: 3.959 cm3
  • Potencia máxima: 184 CV a 4.700 r.p.m.
  • Par máximo: 290 Nm a 3.950 r.p.m.

TRANSMISIÓN

  • Caja de cambios: Tipo 42RH. Automática de cuatro velocidades y marcha atrás
  • Relaciones 1.ª: 2,74. 2.ª: 1,54. 3.ª: 1. 4.ª: 0,69. Marcha atrás: 2,1
  • Embrague: Convertidor de par con bloqueo electrónico
  • Caja tránsfer: tipo NV249J. Dos velocidades: largas (1,00:1) y cortas (2,72:1)
  • Tipo de tracción: Quadra Trac. Total permanente, con reparto de par 48 / 52 % entre ambos ejes. Diferencial central con autoblocante automático de tipo viscoso
  • Relación de grupos: 4,88:1 (serie: 3,55:1)

TRANSMISIÓN

  • Carrocería: Autoportante, en chapa de acero
  • Suspensión delantera: Eje rígido Dana 30, guiado por cuatro tirantes longitudinales y barra Panhard transversal. Muelles helicoidales y barra estabilizadora Ø26 mm. Amortiguadores de gas
  • Suspensión trasera: Eje rígido Dana 30, guiado por cuatro tirantes longitudinales y barra Panhard transversal. Muelles helicoidales y barra estabilizadora Ø16 mm, desconectable manualmente. Amortiguadores de gas (serie: barra estabilizadora no desconectable)
  • Frenos: Discos ventilados delante Ø280 mm y detrás Ø275 mm. Servofreno hidráulico (serie: frenos de tambor en eje trasero)
  • Dirección: De recirculación de bolas. Asistida
  • Neumáticos: 33 x 12,5 x 15″ 108Q (serie: 225/75-15 102S)
  • Llantas: de chapa, medidas 9 x 15 (serie: aleación 7 x 15)

DIMENSIONES

  • Longitud total: 4.840 mm (serie: 4.489 mm)
  • Voladizo posterior: 1.280 mm (serie: 990 mm) Anchura: 1.920 mm (serie: 1.800 mm)
  • Vía anterior / posterior: 1.595 / 1.595 mm (serie: 1.473 / 1.473 mm)
  • Altura: 1.850 mm (serie 1.649 mm)
  • Batalla: 2.690 mm
  • Masa en orden de marcha: 2.155 kg (serie: 1.755 kg)
  • Capacidad de combustible: 87 litros
  • Plazas de asiento: 4 (serie: 5 plazas)

Autofacil.es