<![CDATA[

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aprobó el uso de emergencia de la vacuna de Johnson & Johnson contra el COVID-19, informó la agencia de la ONU el viernes, ampliando el acceso a sus dosis. Se trata de la tercera vacuna contra el COVID-19 que recibe el respaldo de la OMS, tras las de Pfizer/BioNTech y AstraZeneca. La aprobación cubre su uso en todos los países, así como en la plataforma de vacunación COVAX.

La decisión se produce después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) anunció su autorización el jueves. «Cada herramienta nueva, segura y efectiva contra el COVID-19 es otro paso más para controlar la pandemia», dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un comunicado. «No obstante, la esperanza ofrecida por estas herramientas no se materializará a no ser que se haga disponible para toda la gente en todos los países», agregó. La producción de vacunas de J&J ha sido más lenta de lo prometido y el gobierno de Joe Biden impulsó un acuerdo con la farmacéutica Merck para tratar de aumentar la producción. «Tan pronto como nos enteramos de que Johnson and Johnson estaba atrasada en los pasos y esfuerzos de fabricación, tomamos medidas para asegurarnos de que podemos acelerar el proceso y asociarlo con uno de los mayores fabricantes del mundo», dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. Estados Unidos invocará la Ley de Producción de Defensa con el fin de equipar las plantas de Merck para poder producir la vacuna de J&J. Un mayor número de dosis podría acelerar considerablemente el esfuerzo de vacunación en Estados Unidos, ya que al ser una vacuna de una sola dosis es posible inocular al doble de personas con el mismo número de inyecciones. Las otras dos vacunas aprobadas en Estados Unidos -de Pfizer Inc y BioNTech y Moderna Inc- requieren dos dosis. Un funcionario de la Casa Blanca dijo que el mandatario estadounidense ha ordenado a su equipo de salud obtener 100 millones de dosis adicionales de la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson. Paul Stoffels, director científico de la farmacéutica estadounidense, dijo a una entrevista a AFP que la vacuna, independientemente de la región, la cepa o la edad, protege contra enfermedades graves, hospitalización y muerte. «Esta protección es del 85% para las formas graves, e incluso del 100% frente a la hospitalización y la muerte, hasta el momento no hemos visto ninguna (en personas vacunadas)», dijo. Con información de Reuters

]]> Expansión MX