<![CDATA[

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) trabaja en deshacer el rediseño del espacio aéreo que se puso en marcha el 25 de marzo, ya que un juez federal concedió una suspensión provisional a un amparo interpuesto en el Estado de México bajo el argumento de que las nuevas rutas afectan al medioambiente y el acceso a vivir en un ambiente sano. Román García Álvarez, titular de la Unidad de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), dijo en conferencia de prensa que la dependencia trabaja en defender las modificaciones realizadas para operar con el sistema PBN (Basado en Performance) con los aeropuertos de Toluca y la Ciudad de México, mientras tanto, se debe comenzar a trabajar en volver al diseño anterior, proceso que tardará tres meses, aproximadamente.

Para Carlos Alfonso Morán Moguel, subsecretario de Transporte, el recurso jurídico presentado es parte de la «libertad de expresión de los mexicanos» por lo que la secretaría lo respeta y señaló que en la dependencia están conscientes de las afectaciones del ruido. «Aunque antes pasaban por zona de mayor densidad. Ahora movimos la ruta tres millas y media hacia el poniente, por lo que lo escuchan personas que no están acostumbradas», explicó. El sonido registrado es a causa de las maniobras que tienen que realizar las aeronaves, pero éste no daña la salud, precisó el funcionario. No obstante, el ruido irá bajando conforme se detallen las rutas y se usen aviones más modernos. La suspensión llegó 30 días después de que comenzara a operar el rediseño en el Valle de México, que en una siguiente fase incorporará al aeropuerto de Santa Lucía. Durante este tiempo, Servicios de Navegación del Espacio Aéreo Mexicano (Seneam) señaló no haber tenido reportes de incidentes graves, a excepción de uno ocurrido el 26 de marzo, cuando un avión de Viva Aerobus que despegó de la capital del país hacia Oaxaca se encontró con un jet ejecutivo en un cruce a 1,000 pies de distancia. El espacio estuvo dentro del límite permitido como para considerarse un evento peligroso, pero se envió una alerta, detalló Carlos Antonio Rodríguez Munguía, director general de la Agencia Federal de Aviación Civil (AFC). Respecto al riesgo de choque reportado por José Alfredo Covarrubias, secretario general del Sindicato Nacional de Controladores Aéreos, a mediados de abril, las autoridades dijeron no haber tenido reporte de alerta e indicaron que el vuelo señalado fue entre aeronaves de Volaris y Aeroméxico, pero sin peligro «el incidente fue a más de 3,000 pies y no hubo ninguna situación de riesgo», dijo Luis Suárez, vicepresidente de Operaciones de Volaris. La SCT aprovechó para destacar los beneficios del nuevos sistemas como el aumento de la capacidad del espacio aéreo, lo que permite que las operaciones del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) sean más seguras, ya que en la modalidad anterior había mayores riesgos por la saturación. Representantes de Aeroméxico, Volaris y Viva Aerobús también mostraron una postura a favor del rediseño.

]]> Expansión MX