<![CDATA[

Pemex informó que la producción de crudo aumentó el año pasado por primera vez en una década y media, pero hay un pequeño problema: esto solo se debe a que la firma cambió lo que está contabilizando. La producción de petróleo crudo de la firma estatal mexicana, incluidas las contribuciones de socios, disminuyó 1% el año pasado, a 1.66 millones de barriles por día. Pero Pemex está haciendo alarde de un aumento de 0.23% tras incluir el condensado, un líquido de gas natural similar al crudo extraligero que se utiliza para diluir crudos más pesados. “Con esta cifra de producción, Pemex termina con el periodo de 15 años consecutivos de caídas en la producción de petróleo”, indicó la compañía en un comunicado.

Pemex está bajo presión para elevar la producción tras no poder cumplir con el objetivo del año pasado. Andrés Manuel López Obrador prometió devolver a la compañía su gloria pasada aumentando la producción en campos costa adentro y en aguas poco profundas, donde es menos costosa, mientras reduce la inversión en áreas de aguas profundas más prometedoras, pero muy caras de explotar. La política el gobierno ha frenado las asociaciones de Pemex con empresas privadas que pueden ayudar a desarrollar descubrimientos más complicados. Por otro lado, la producción de condensados se duplicó el año pasado, para alcanzar 46,000 barriles por día, con el descubrimiento de grandes yacimientos de condensados y gas en campos como Quesqui e Ixachi. Sin embargo, los petróleos mexicanos destinados a mercados de exportación, como su emblemático crudo Maya, continúan disminuyendo debido a que la endeudada empresa carece de recursos para invertir en grandes campos nuevos. Pemex no ha exportado su crudo extraligero Olmeca desde 2017, mientras que las exportaciones de crudo Maya cayeron 11% el año pasado, a 980,000 barriles por día.

]]> Expansión MX