los bloqueos de vias afectaran las inversiones del sector ferroviario para 2021<![CDATA[

El repunte en el bloqueo de vías de tren en estados como Chihuahua y Michoacán ha incidido para que 2020 esté por posicionarse como el peor año en cuanto a cortes férreos, una situación que ha preocupado a la industria a tal punto que contemplará esta variable para evaluar sus decisiones de inversión para 2021. Oscar del Cueto, presidente de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), explica que se han acumulado 166 días de bloqueos en diferentes puntos del país, lo que afectará los planes de inversión al reubicarse en entidades con una menor incidencia de esta problemática. “Creo que sí hay una revisión general de las inversiones, donde se ponen y hacia donde se destinan, no solamente de la industria ferroviaria sino de otros giros, porque como cualquier empresario esperas un retorno de la inversión, pero, con esta falta de Estado de derecho, te afecta”, indica en entrevista.

En los primeros nueve meses del año se han acumulado casi 3,400 horas de vías bloqueadas en el país, una cifra que ya supera en 12 a las afectaciones de todo el 2019, que ya había mostrado un repunte de 86% respecto al año previo, según cifras de la AMF y de la Agencia Reguladora de Transporte Ferroviario (ARTF). Chihuahua es el estado que más horas de vías bloqueadas ha presentado en el año, con más de 1,869; seguida de Michoacán, donde el acumulado es de más de 574 horas, con una persistencia que data, al menos, desde mediados de 2019, y que afecta al transporte de mercancía proveniente del Puerto de Lázaro Cárdenas. Por ello, esta situación se perfila para incidir en las decisiones de inversión de las empresas ferroviarias del país. “En 2021 estamos haciendo, con base en estos bloqueos, un análisis de dónde se realizarán las inversiones que tenemos planeadas para el próximo año, que muy probablemente serán en la zona centro y norte del país, y no tanto en la zona del Pacífico”, dijo Del Cueto, también CEO de Kansas City Southern de México (KCSM). Si bien para Ferromex –la unidad de transporte ferroviario de Grupo México– no hay afectaciones directas públicas de momento, la compañía considera prioritario resolver esta problemática. “Como sector estratégico y como una industria intensiva de capital, tenemos la necesidad de invertir de manera agresiva para atender a las industrias mexicanas, que es una responsabilidad ineludible con el país. De ahí que pidamos y busquemos ser parte de la solución de esta problemática que resta competitividad a México”, dijo Lourdes Aranda, directora de relaciones institucionales y comunicación de Grupo México, en una respuesta escrita a Expansión.

Afectaciones secundarias

De manera colateral, el bloqueo de vías afecta al ritmo de operación de industrias como la automotriz, de petroquímicos y de autoservicio, lo que tiene importantes implicaciones en los puertos, explica Pedro Canabal, académico de la Facultad de Empresariales de la Universidad Panamericana y socio de la firma Baker Tilly International. “Los retrasos en los barcos que no pueden descargar y cargar a tiempo generan sobrecostos a navieras y transportistas, que en las terminales tienen que recoger la mercancía. También hay una consecuencia secundaria como el cumplimiento contractual de entrega de mercancías y el retraso de cadenas de suministro y líneas de producción. Se vuelve una situación incontrolable”, puntualiza. Del Cueto da cuenta de estas afectaciones, principalmente hacia la producción estadounidense y canadiense que depende de insumos fabricados en México, “Hoy vemos que algunas navieras se movieron de Lázaro Cárdenas a Manzanilo, e incluso otros se van del país, a la Costa Este de Estados Unidos, como Long Beach y Los Angeles”, indicó. Las empresas advierten que las causas de los bloqueos han sido externas a la industria ferroviaria, por lo que se han llevado a cabo mesas con los gobiernos estatales e instancias federales, pero el problema se mantiene, y con la entrada de una nueva administración en Estados Unidos en el contexto del T-MEC, podría haber nuevos retos a la vista. “Las administraciones demócratas son bastante más vigilantes del cumplimiento de capítulos como el laboral, el energético, y, por supuesto, el manejo de cadenas de proveeduría y suministro just in time , que es el que rige una estrategia de logística (…) Si los bloqueos persisten, el mensaje va a ser bastante malo”, concluye Canabal.

]]> Expansión MX