los hoteles de la cdmx recuperan huespedes a cuentagotas<![CDATA[

Mientras que en varios destinos vacacionales del país la industria hotelera ha alcanzado los niveles suficientes para mantenerse operativos sin tener pérdidas, en la Ciudad de México la historia es otra. Con una ocupación que, en promedio, no llega al 20%, los complejos han reducido costos y recurrido al crédito para mantenerse a flote, y las expectativas de recuperación son reservadas en el mejor de los casos. En la capital se cuentan poco más de 600 hoteles que concentran alrededor de 52,000 cuartos, que a la fecha registran una media de ocupación de 16% y se prevé que cierren octubre en un rango de entre 18% y 19%, según cálculos de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM) de la Ciudad de México, pese a que el tope es de 30%, que no se alcanza debido a la falta de demanda.

Las afectaciones

Las expectativas son poco alentadoras: mientras que para destinos como Mazatlán y Cancún la Secretaría de Turismo (Sectur) prevé niveles de 50% a 60% de ocupación para diciembre –dependiendo del semáforo epidemiológico–, para la capital se espera un rango de entre 20 a 30%. “Hay una ocupación muy lenta, verdaderamente lenta, y es preocupante porque con esa ocupación seguimos teniendo números rojos (…) Más de 90% de los hoteles no trae liquidez, están sufriendo para sacar la nómina, ya viven de créditos familiares o bancarios”, refiere Rafael García, presidente de la AMHM de la Ciudad de México. Por una parte, la ciudad es un destino altamente receptivo de turismo corporativo, que, al estar restringido por la mayoría de las empresas, ha derivado en una baja actividad, explica Enrique Calderón, vicepresidente de operaciones de Grupo Posadas, que cuenta con 16 complejos y 3,331 habitaciones en la ciudad. “Las áreas más complicadas de la Ciudad de México es donde hay oficinas: el corredor de Reforma, Santa Fe, el Toreo; todas esas oficinas, al estar desocupadas, nos está pegando en que no haya viajes de negocios (…) Sí hay viajeros internacionales, pero asociados a actividades esenciales, proyectos o ensamblajes, que vienen a dar consultorías, etcétera, principalmente en zonas de la ciudad donde más industria hay, no oficinas”, refiere el directivo de la compañía. Esto coincide con información preliminar de la AMHM, que hasta el 26 de octubre, ubicaba a la zona del aeropuerto con los mayores índices de ocupación –26%–, mientras que la más afectada era Santa Fe, con niveles apenas superiores al 9%.

A esto se suman la falta de atractivos y actividades de ocio, que impactan particularmente en el segmento turístico que busca bares, restaurantes y museos. “Los destinos de sol y playa son diferentes a destinos de espectáculo; cuando vas a la playa, encuentras lo que buscas, que es descanso, y cuando vienen a la capital no encuentran lo que buscan, que son los museos, cultura, espectáculos. Están cerrados”, enfatiza García. La falta de viajes corporativos también ha impactado al sector hotelero capitalino, aunado a la falta de turistas extranjeros, que impulsan segmentos como el premium, refiere Javier López, vicepresidente de operaciones de Accor México, Centroamérica y el Caribe, que tiene complejos del segmento económico, medio y de lujo en la ciudad. “La situación con la hotelería de lujo es que dependemos mucho más del segmento internacional”, afirma. Grupo Posadas espera cerrar octubre con una ocupación de 25% a 30%, y llegar a un tope de 35% en la ciudad a final de año, mientras que para febrero se alcanzaría un índice de 45% si las condiciones lo permitieran, mientras que la firma Accor prevé –dependiendo de la evolución del mercado y la contingencia sanitaria– que le tome todo el próximo año recuperar los niveles previos a la pandemia. En tanto, la AMHM de la Ciudad de México estima que para el sector, un índice de 30% a 40% para fin de año es factible si no se regresa a semáforo epidemiológico rojo, pero el riesgo de que varios complejos quiebren persiste. “No han abierto varios hoteles. No lo hacen porque no les es redituable abrir. Hay un 20% de hoteles cerrados en la ciudad, que quizá ya no vuelvan abrir; espero que sólo sea momentáneo, pero tampoco es rentable estar cerrados”, concluye García.

]]> Expansión MX