<![CDATA[

De las más de 50 aerolíneas extranjeras que tenían vuelos hacia México antes de la llegada del covid-19, 23 habían retomado sus operaciones hasta el pasado agosto. Mientras compañías de mercados como el estadounidense han regresado casi en su totalidad, las empresas de Centro y Sudamérica, así como las europeas, han registrado un lento retorno.

Por una parte, las líneas aéreas que habían concentrado casi 90% de los pasajeros internacionales antes de la pandemia –de origen estadounidense, canadiense y nacional– han reiniciado operaciones en la mayoría de los casos. Sólo una aerolínea estadounidense mantenía sus vuelos cerrados hasta agosto (Compass Airlines) y una mexicana, Interjet, mientras de Canadá las empresas Sunwing y Swoop Airlines se mantenían en la misma situación. En este periodo, las empresas centro y sudamericanas habían resultado las más afectadas, pues entre abril y mayo ninguna línea aérea de esta región transportó pasajeros hacia México, y sólo hasta agosto Volaris Costa Rica reinició sus vuelos. Esta situación fue consecuencia de un generalizado cierre de vuelos internacionales desde mercados clave como Colombia y Perú, que apenas en días pasados reabrieron sus vuelos internacionales, un caso similar al de los mercados europeo y asiático, que han mantenido un marginal avance. Al respecto, Gerardo Herrera, académico de la Universidad Iberoamericana, explica que en este momento los flujos de pasajeros internacionales no sólo dependen del segmento de ocio –que al momento se encuentra limitado a sus respectivos mercados domésticos ya sea por restricciones de viaje o el tiempo de vuelo–, sino también del segmento de negocios, donde la integración comercial entre México, Estados Unidos y Canadá ha favorecido el regreso de las aerolíneas, con distintas dinámicas. “Mientras los estadounidenses tienen destinos de playa alternativos, el turismo de negocios ha impulsado a este mercado. Pero los canadienses no tienen destinos de playa. Es un gran mercado, un turismo de mediana estancia, y por eso también va a impactar su ausencia”, explica. Estos factores afectan particularmente a las aerolíneas europeas, que han regresado a operar mercados clave como España (en el caso de Iberia), Francia (Air France) y Alemania (Lufthansa).

Salida amplia, pero temporal

Pese a la amplia suspensión de vuelos de aerolíneas extranjeras, los expertos coinciden en que su regreso es muy probable en la mayoría de los casos. En primera instancia, las autoridades congelaron las reglas de uso de horarios de despegue y aterrizaje –conocidos como slots – a raíz de la pandemia, por lo que las aerolíneas que ya tenían aprobada su operación en México tienen ‘apartado’ su lugar por el momento, y tratándose de aeropuertos como el de la Ciudad de México, este es un activo muy cotizado, explica Pablo Casas Lías, director del Instituto Nacional de Investigaciones Jurídico Aeronáuticas (INIJA). “(Las reglas) se congelaron, porque una de las principales normas de los slots es que si no los usas, te los quitan o los subastan, pero la OACI y la IATA las congelaron hasta nueva orden, lo que a las aerolíneas les permite tener mucha holgura”, refiere. Esto cobra relevancia para empresas como Turkish Airlines y Emirates, dos de las aerolíneas de más reciente incursión en el mercado mexicano, que pese a no haber regresado, tampoco han anunciado su salida de operaciones del país, lo que también tiene que ver con la naturaleza de México como destino. “No creo que se vayan a ir, porque en Latinoamerica los hubs de mayor circulación son México y Panamá, no creo que vayan a dejar el país. Van a reactivar sus vuelos hasta que tengan mercado. Las líneas aéreas están preocupadas por el corto plazo, pero tienen una visión de mediano y largo plazo”, concluye Herrera.

]]> Expansión MX