<![CDATA[

La reforma que busca eliminar el esquema outsourcing en el país tiene a la industria automotriz alerta. Aunque los líderes gremiales aseguran que el sector usa la subcontratación de forma legal, para contratar a personal para tareas que no forman parte del core business del negocio, como la limpieza o la preparación de la comida, aseguran que necesitarán un año para poder ajustar sus nóminas. “Nuestra propuesta es que las nuevas medidas sean obligatorias a partir de enero de 2022”, dijo Fausto Cuevas, director general de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. «Estamos pidiendo una ventana de tiempo de un año porque cambiar los esquemas de contratación tiene una afectación directa en la planeación estratégica de las empresas. Todas ya tienen sus presupuestos para el siguiente año y hacer un cambio de este tipo a medio año va a implicar rehacerlo todo», añadió Oscar Albín, presidente de la Industria Nacional de Autopartes.

El 12 de noviembre, el gobierno federal presentó una iniciativa para eliminar el outsourcing, que afecta a unos 4 millones de trabajadores, y que plantea multar a las empresas que recurran a la subcontratación para defraudación fiscal. El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó el miércoles 9 de diciembre, durante la conferencia matutina, que en febrero iniciará un periodo de consulta entre el gobierno, los empresarios y los empleados sobre la subcontratación laboral. Aunque los fabricantes de vehículos y autopartes aseguran que acatarán los nuevos lineamientos, esperan que la reforma más que prohibir el esquema de subcontratación, lo regule. “Estamos totalmente de acuerdo en que se regule la actividad de outsourcing e insourcing, sin embargo, para nosotros es importante que se mantenga el esquema, que siga existiendo la posibilidad de utilizarlo cumpliendo con la legislación que en su momento entre en vigor», dijo Cuevas. “El ensamble de vehículos ocupa en buena medida el esquema de subcontratación como una herramienta para tener competitividad. No es que se evadan impuestos, lo que buscamos son formas más eficientes de producir”, añadió. El sector automotriz emplea a casi dos millones de personas a lo largo de toda la cadena: 90,000 laboran en el ensamble de vehículos, otros 809,000 en la fabricación de autopartes y un millón participa en actividades relacionadas con la venta, mantenimiento y reparación de vehículos. Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores, coincide con el planteamiento del gobierno federal de regular la subcontratación para evitar la evasión fiscal. «Sin embargo, es importante considerar los matices, ya que no se puede generalizar y decir que todas las empresas que usan el outsourcing están cometiendo abuso o evasión de impuestos”, dice Rosales.

Reparto de utilidades Además de tratar de resolver el «abuso de la subcontratación», en febrero, el gobierno, sindicatos y empresas pondrán sobre la mesa el reparto de utilidades. «Debe ser revisado, porque un 10% de la utilidad generada durante el año (por la empresa) es muy elevado, tomando en cuenta las condiciones actuales», dijo José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz. La propuesta de los fabricantes de vehículos es cambiar el reparto de utilidades por un bono de productividad, que dependa del rendimiento de los empleados. “Esto sería más justo”, concluyó Zozaya.

]]> Expansión MX