peugeot regresa al segmento de pickups con el lanzamiento de landtrek en<![CDATA[

La armadora francesa Peugeot regresa, después de 40 años, a competir al mercado de las pickups con el lanzamiento de Lantrek, una camioneta mediana que llegará a competir con la parte alta del segmento, dominada por Nissan Frontier, Toyota Hilux, Volkswagen Amarok y Ford Ranger. Peugeot busca crecer su participación de mercado en Latinoamérica y una pickup era clave para lograrlo, en tanto que el segmento de vehículos utilitarios, compuesto por furgonetas, vanes y pickups, representa hasta el 25% de las ventas totales en algunos mercados de la región. En 2019, se vendieron 2.5 millones de pickups en el mundo, de los cuales 410,000 fueron para Latinoamérica. En México, según datos de Inegi, el segmento de las pickups representa el 16% de las ventas totales realizadas entre enero y octubre, y ha sido uno de los segmentos que más rápido se han recuperado en medio de la crisis económica desatada por la pandemia de coronavirus.

Beatriz Garric, jefe del proyecto de marca de Pegeot Landtrek, explicó que el desarrollo de Landtrek tomó alrededor de cuatro años. “Se hizo a partir de estudios de mercado que buscaban las razones por las que los consumidores latinoamericanos compraban una pickup, y también a partir de un análisis hecho a pickups de marcas competidoras que permitieron encontrar fortalezas y áreas de oportunidad en cada uno de los mercados”. Para abrirse paso entre sus competidores, la marca apostará por un motor turbo 2.4 litros a gasolina, de 210 caballos, transmisiones manual y automática de seis velocidades, una pantalla de 10 pulgadas. La versión tope de gama viene equipada con tracción 4×4, faros LED y un sistema de cámaras 360 con sistema de visión 3D. Su lanzamiento requirió más de dos millones de kilómetros de prueba en Argentina, Brasil y México en todo tipo de terrenos y climas. Para el mercado mexicano habrá tres configuraciones: una de entrada con transmisión manual en 504,900 pesos; otra intermedia con transmisión automática en 534,900 pesos –que según directivos de la marca es la más competitiva en precio dentro del segmento, en tanto que no hay opciones automáticas por menos de 600,000 pesos–, y una versión tope de gama, de 634,900 con capacidades off road . Landtrek se fabrica en China, en una planta en Wuhan, que es un joint venture entre Peugeot y el fabricante chino Changan Motors. Entre los proveedores que participaron en el proyecto están Bosch, Delphi, Eaton Getrag, Mando, BorgWarner, Fev, Goodyear y Mitsubishi, que es el proveedor del motor. La llegada de Landtrek a Latinoamérica se ha dividido en dos fases. La primera arranca este año, con su lanzamiento en México. En la lista siguen otros mercados como Ecuador, Perú, Uruguay, Paraguay, República Dominicana, Panamá, Guatemala, Costa Rica, Bolivia y Haití. En la segunda fase, que arrancará en 2022, están contemplados los mercados de Brasil, Argentina y Colombia. En México, el mercado de pickups asciende a 100,000 unidades al año. “Es un gran reto entrar a un segmento tan competido como el de las pickups. Si bien vamos con humildad, tenemos ambición y confianza de poder alcanzar una participación de mercado equivalente al 1% del segmento [unas 1,000 unidades] en el primer año”, dice Igor Dumas, presidente de Peugeot en México y vicepresidente de Operaciones de la Zona Panamericana para PSA. Dumas prevé que la llegada de Landtrek, sumada a la de otros modelos claves para la marca, como el SUV compacto 2008, le permitirán a Peugeot conseguir su meta de 1% de participación en el mercado mexicano antes de lo previsto. “En 2016, nos propusimos duplicar nuestra participación de 0.5% a 1%, hacia finales 2021 y estamos a punto de lograrlo”, dijo.

]]> Expansión MX