<![CDATA[

Aeroméxico y sus sindicatos de pilotos y de sobrecargos llegaron a la fecha límite para negociar sus contratos colectivos, sin alcanzar un acuerdo. La aerolínea necesita negociar nuevas condiciones para reducir sus costos laborales, una condición que ha sido impuesta como parte de su reestructura financiera; sin embargo, las alternativas que se han puesto sobre la mesa no han alcanzado el visto bueno de los trabajadores. Para la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores (ASPA), el problema ha sido un ajuste en los contratos colectivos que, temen, sea permanente, por lo que se rechazó por segunda ocasión la propuesta de reducción de costos. “Los pilotos de ASPA estamos a favor de apoyar a nuestras empresas, pero nuestra petición ha sido que los esquemas de aportaciones sean temporales, retributivos y por el tiempo que ha solicitado el inversionista; además, las inconsistencias en la información presentada a lo largo de las negociaciones nos ha dificultado llegar a un acuerdo”, informó en un comunicado.

Por su parte, la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación (ASSA) también rechazó la reestructura contractual en una segunda vuelta, pese a que no trastocaba los montos del salario tabular, vales de despensa y gasolina, rubros que habían generado molestias en la primera opción presentada. “La Asamblea por mayoría de votos decidió no aceptar estas condiciones presentadas el día 6 de enero del presente año”, se limitó a informar ASSA en un comunicado. Aeroméxico ya se encontraba en un periodo de gracia para negociar con sus trabajadores, pues tampoco logró un consenso para el pasado 31 de diciembre. Las fallidas negociaciones podrían traerle problemas para acceder a un segundo tramo del financiamiento preferencial garantizado (o DIP financing) de 800 millones de dólares, desde un total de 1,000 millones de dólares que la firma Apollo Global Management inyectará como parte de la reestructura financiera de Aeroméxico, que ha ejecutado desde el pasado 30 de junio. La reducción de costos laborales es una de las condiciones para acceder a este financiamiento conforme al Capítulo 11 del Código de Bancarrotas de Estados Unidos, al que la aerolínea se suscribió para afrontar la crisis provocada por la pandemia de COVID-19. La falta de un acuerdo podría tener graves consecuencias para la aerolínea, desde el punto de vista de sus sindicatos. “Si en algunos de los acuerdos requeridos por la financiera no se concretaran, la empresa tendría que iniciar un proceso de liquidación y quiebra, descrito en el Capítulo 7 de la misma Ley de Bancarrota, así como su reflejo en nuestro país, a través de un concurso mercantil”, informó ASSA en una circular informativa del pasado 5 de enero. Aeroméxico se abstuvo de hacer comentarios hasta la publicación de este texto.

]]> Expansión MX