El A 35 4MATIC es el nuevo modelo de acceso a la familia AMG. Es excepcional en todo, pues transmite mucho placer si te gustan los coches deportivos, ofrece una calidad de fabricación magnífica y tiene un comportamiento muy cercano a lo que se puede vivir en un coche de carreras, pero con la gran ventaja de ser un coche perfectamente utilizable para el día a día. Sin duda, es uno de los mejores coches que he probado a lo largo de mi dilatada trayectoria profesional.

No esconde sus intenciones

Una vez puestos en situación, comienzo con el análisis de su diseño. que, en mi opinión, es espectacular. Parece un modelo sacado directamente del mundial de turismos; una carrocería musculosa, muchos aditamentos aerodinámicos, un difusor que envuelve a las dos salidas de escape (ver imagen) y un espectacular alerón trasero (ver imagen). Entre los componentes más distintivos del frontal, se encuentran la calandra del radiador específica de AMG con lama doble (ver imagen) y distintivo AMG (ver imagen), el faldón delantero AMG Line con flics en las tomas de aire exteriores (ver imagen), el splitter frontal y los elementos de adorno en cromo plateado sobre las lamas de las tomas de aire exteriores.

En la vista lateral, destacan los embellecedores laterales de la AMG Line y las llantas de aleación 8J x 18 en diseño de radios dobles con propiedades aerodinámicas optimizadas, pintadas en color negro y pulidas a alto brillo.

En la zaga, dominan el faldón trasero con nuevo inserto de difusor y cuatro aletas verticales, dos embellecedores redondos en la salida de escape y el perfil aerodinámico en el techo.

Yo he tenido la fortuna de probar una unidad de la versión especial ‘Edition 1 ‘, un modelo que ya no está en el catálogo y que aporta un extra de exclusividad y de detalles adicionales respecto a las versiones que se comercializan actualmente. Entre todo lo que incluye, ofrece el paquete aerodinámico AMG y el paquete AMG Night (ver todo el equipamiento disponible). La pintura azul denim y los detalles en color «Tech Gold» en las carcasas de los retrovisores exteriores (ver imagen) y en la zona inferior de la puerta le confieren una imagen especialmente exclusiva (ver imagen). También se ejecutan en color «Tech Gold» las llantas Livorno de 19 pulgadas, pulidas a alto brillo, con embellecedores en efecto de cierre central. Los asientos AMG Performance en Artico/Dinamica negro/gris con detalles azules y costuras de contraste en gris medio y el volante AMG Performance, realzan la deportividad en el interior. La calefacción de asiento y la iluminación de ambiente también forman parte del equipamiento de serie de la Edition 1. Los elementos de adorno de aluminio y una placa con la leyenda Edition en el volante completan la lista de elementos diferenciadores (en este enlace puedes ver toda nuestra galería de imágenes).

Un interior espectacular

Pero al margen de todos estos detalles exclusivos, no cabe duda que el interior del Clase A, al igual que todos los modelos de nueva hornada de la marca, resulta espectacular. Además de ofrecer una calidad de primer nivel, Mercedes-Benz ha conseguido una atmósfera muy especial en sus coches. Agrada estar dentro de este Clase A tan especial; todo ofrece una solidez impresionante, los materiales son de gran calidad y el diseño nos hace sentir que estamos en un coche de ensueño. Salvo los mandos del climatizador, que desentonan un poco con el resto, todo los mandos ofrecen un tacto y una sensación de calidad muy alta. Lo mismo ocurre con las dos grandes pantallas que gobiernan el salpicadero y que ofrecen una resolución de primer nivel. Por lo demás, el volante, que tira a grueso, tiene un tacto excepcional y da gusto agarrarlo para negociar las curvas. Los asientos, tal y como he detallado con anterioridad, son unos baquets comodísimos que, además, recogen perfectamente el cuerpo para no movernos ni un milímetro en sentido transversal y longitudinal. Además, ambos asientos disponen de reglajes eléctricos para todas las posiciones, y uno mecánico que nos permite alargar la banqueta. Las personas de mayor altura lo agradecerán.

El cuadro virtual de instrumentos ofrece tres estilos de visualizado AMG: «clásico», «deportivo» y «supersport». Los diferentes estilos pueden seleccionarse en todo momento mediante los botones Touch Control en el volante. Especialmente llamativo resulta el modo «supersport», con cuentarrevoluciones redondo en posición central e información adicional en forma de barras, situadas a ambos lados del cuentarrevoluciones. Estas barras se extienden hasta el fondo del visualizador en una perspectiva tridimensional, creando un horizonte artificial. Es espectacular.

El manejo del sistema de infoentretenimiento requiere de un periodo de adaptación, pues ofrece infinidad de funciones. Adicionalmente, para simplificarlo todo y favorecer la seguridad mientras conducimos, se puede utilizar el mando fónico inteligente con reconocimiento de voz natural (se activa con la palabra clave «Hey Mercedes», «Hola Mercedes» «Mercedes» o, incluso, «Merche») para poder gestionar fácil y rápidamente, por ejemplo, el climatizador, el equipo de sonido o el sistema de navegación. En mi opinión, es el más avanzado del mercado.

A diferencia de otros coches deportivos, el Clase A se aprovecha de su formato compacto para ofrecer unas extraordinarias plazas traseras perfectamente utilizables. Tienen unos asientos de gran calidad que resultan sumamente confortables y un apoyabrazos integrado en la plaza central para que los viajes sean más placenteros. El maletero no varía respecto al resto de versiones; ofrece una capacidad de 355 litros, una cifra más que solvente para una utilización normal.

Sensaciones de competición

Conducir un A 35 4MATIC es una experiencia única que justifica todo lo que se puede llegar a pagar por este coche. Me parece tan bueno, que no sólo estoy seguro que sacaría los colores a deportivos de mayor potencia y precio, sino que es una de las mejores opciones (para mí la mejor) que nos ofrece el mercado actualmente si quieres algo matriculado que te transmita lo que se vive en un coche de carreras acompañado de un placer de conducción prácticamente inalcanzable.

Es un coche preciso en todos los sentidos. De hecho, no recuerdo haber probado un coche con un acelerador tan preciso; te permite dar el grado de gas necesario en cada momento con una respuesta del motor excepcional. Ni que decir tiene que, el cambio, es sencillamente extraordinario. Y la suspensión es de tanta calidad, que podría decir que es un coche muy cómodo teniendo en cuenta la firmeza de la misma. De hecho, modelos que no son ni mucho menos deportivos, no son tan confortable como este Mercedes-AMG.

Pero si entro a analizar con mayor profundidad todos los detalles de sus elementos mecánicos, empezaría por el motor. Se trata de un 2,0 litros con turbocompresor que es completamente nuevo. Está desarrollado sobre la base del grupo M 260 de cuatro cilindros de la nueva Clase A. El propulsor convence por su respuesta espontánea al acelerador (tal y como he comentado con anterioridad), una elevada capacidad de aceleración (par motor máximo 400 Nm a partir de 3.000 rpm), una enorme agilidad y una sonoridad sugestiva. El bloque motor de fundición de aluminio inyectada a presión, muy resistente y ligero, reduce el peso del coche (consultar especifícaciones técnicas).

La sobrealimentación corre a cargo de un turbocompresor de doble entrada. Este grupo combina una respuesta ideal a bajas revoluciones con un gran aumento de la potencia a altas revoluciones. La carcasa del turbocompresor de doble entrada está dividida en dos ramales de flujo paralelos. En combinación con dos canales separados en el colector de escape, esta disposición permite conducir los gases por separado hasta el rodete de la turbina.

El sistema de escape incorpora de serie una mariposa de escape regulada automáticamente. En función del programa de conducción seleccionado varía el sonido. En el modo más extremo (Sport +), el escape nos regala un sonido más bronco y una colección de ‘petardeos’ que son tremendamente estimulantes para los que nos gustan los coches de carreras.

¡Qué cambio!

El cambio de doble embrague Speedshift DCT AMG 7G es el complemento perfecto para disfrutar de un coche único. La escala de desmultiplicación de las marchas se ha elegido de manera que se pueda experimentar una respuesta muy espontánea al acelerar en cualquier margen de velocidad, en combinación con cambios rápidos de relación y transiciones óptimas al acoplar una marcha superior. La función RACE-START, incluida de serie, permite una máxima aceleración cuando se sale desde parado, al puro estilo de un coche de carreras. El modo M de corta duración, que se activa pulsando las levas de cambio en el volante en cualquier programa de conducción, y el modo manual del cambio «M» para cambiar manualmente de relación utilizando estas mismas levas, completan el elenco de funciones de esta transmisión.

Por su parte, la tracción integral variable AMG Performance 4MATIC viene a ser la guinda del pastel para disfrutar de un coche rápido y equilibrado. La distribución del par entre los ejes varía progresivamente en función de las condiciones dinámicas de la conducción. El margen se extiende desde una tracción exclusivamente delantera hasta una distribución equilibrada en relación 50:50 entre el eje delantero y el trasero.

No quiero olvidarme del consumo de carburante. Obviamente, dependiendo del tipo de conducción, las cifras pueden variar considerablemente. No obstante, en un uso racional, pues las normas son las que son, he llegado a obtener una media de 7,2 litros a los 100 kilómetros en carretera, una cifra que se puede ir hasta casi los 8,0 litros, aproximadamente, en ciudad. Si ya la conducción es, digamos, más decidida, ya hay que pensar que el gasto se puede empezar a disparar a partir de 12,0 litros. En general, las cifras me han parecido más que razonables y asumibles si somos conscientes de lo que tenemos entre manos.

Amortiguación adaptativa regulable con tres modos

El chasis es tan espectacular o más que el conjunto motor-cambio. En el eje delantero se monta un eje McPherson con montantes telescópicos. El guiado de cada una de las ruedas corre a cargo del brazo transversal por debajo del centro de la rueda, el montante telescópico y una barra de acoplamiento. La geometría especial del eje reduce la influencia de la propulsión sobre la dirección, lo que se traduce en un elevado confort y gran agilidad al maniobrar. El nuevo brazo transversal de aluminio reduce las masas no suspendidas, lo que permite una respuesta más precisa de la suspensión. La mangueta del eje delantero específica de AMG incorpora una pinza de freno atornillada en sentido radial, una tecnología asumida del automovilismo deportivo.

El eje trasero de cuatro brazos se sujeta a la carrocería de forma rígida mediante un portaeje. Para ello se utilizan brazos transversales y longitudinales, portarruedas y cojinetes específicos de AMG. Ello garantiza cotas máximas de estabilidad y agilidad.

La amortiguación adaptativa regulable AMG Ride Control, disponible como opción, permite elegir entre tres armonizaciones diferentes del tren de rodaje. El margen abarca desde un reglaje confortable a uno deportivo. Este sistema funciona de forma automática, adaptando la fuerza de amortiguación a la situación de la calzada y de la conducción de forma independiente para cada rueda. Esto se realiza en pocos milisegundos y de forma progresiva mediante un diagrama característico de la amortiguación especialmente amplio. Como consecuencia, se incrementan tanto el confort de rodadura como la agilidad. Y como he comentado con anterioridad, resulta muy confortable, incluso en el modo más deportivo.

Frenos y dirección

El sistema de frenos de alto rendimiento cumple adecuadamente siempre y cuando sepamos cuidarlo (su dimensionado es equiparable al del A 45 4MATIC). En el eje delantero se montan discos de freno de 350 milímetros con pinzas fijas Monoblock de 4 émbolos de nuevo desarrollo, mientras que el eje trasero cuenta con discos de freno de 330 milímetros con pinzas de garra de 1 émbolo. Los discos están autoventilados y perforados para disipar mejor el calor y evitar efectos de fatiga, incluso bajo condiciones extremas de conducción. Las pinzas de freno de color plata ostentan un distintivo AMG negro.

La dirección paramétrica deportiva de accionamiento electromecánico, con asistencia variable en función de la velocidad, favorece una conducción deportiva con una respuesta directa al volante. Incorpora una barra cremallera especial con desmultiplicación variable y dos curvas características. En función del programa de conducción seleccionado por el conductor, la dirección resulta más dura y deportiva o más confortable. El apoyo rígido sobre el soporte integral permite integrar mejor la dirección respecto a la carrocería, con lo que aumenta la precisión direccional. Es deliciosa por tacto. Además, es rápida, precisa y muy comunicativa. Lo tiene todo, tanto si hacemos un uso racional como si es extremo.

Sin rivales

En principio, no tenía la intención de comparar este coche con sus más directos oponentes. Básicamente, porque todos ellos no tienen nada que hacer ante este Mercedes-AMG. Es cierto que un Audi S3 Sportback (ver comparativa), BMW M135i (ver comparativa), Volkswagen Golf Clubsport (ver comparativa), tienen un formato, concepto y potencia equivalente, pero no son capaces de alcanzar la excelencia de este A 35 4MATIC, que claramente juega en una liga muy superior.

Consigue el mejor precio

El Clase A con el apellido AMG más accesible se puede adquirir desde 60.425 (ver todos los precios). Puedes solicitar un presupuesto de manera gratuita y sin ningún tipo de compromiso (es rápido y muy sencillo). Elige una versión e introduce el código postal de tu localidad. Al instante, te mostraremos el mejor precio del concesionario más cercano (también puedes calcular el precio del seguro). Nosotros hemos configurado este presupuesto con su correspondiente descuento.

Adicionalmente, puedes utilizar nuestro comparador de acabados para elegir la versión y los opcionales que más te interesen. También puedes comparar el A 35 4MATIC con otros modelosver opciones de Km 0.

Conclusión

Después de probar en su día el A 45 AMG de anterior generación (ver imagen), tenía muchas ganas de volver a conducirlo. En este caso, el elegido ha sido el A 35 AMG que se comercializa actualmente. Como aquel A 45, este nuevo modelo me ha vuelto a enamorar. Me parece un producto excelso… espectacular. Ofrece un tacto de conducción preciso, entra en curva como pocos deportivos, tiene un paso por curva rápida impresionante (todo el trabajo aerodinámico se nota, además de la calidad del chasis), el conjunto motor-cambio es de lo mejor que he probado en mucho tiempo y su sistema de tracción integral regala una motricidad y equilibrio entre ejes realmente sobresaliente. En definitiva, es un coche que consigue emocionar y trasladar el espíritu de un coche de carreras a la calle, pero con una gruesa capa de racionalidad que nos permite utilizarlo a diario.

Noticias anteriores Marca: Mercedes

Coches y Concesionarios