Desde octubre de 2020, el SsangYong Tívoli está disponible con una nueva motorización 1.2T de 128 CV que se puede utilizar gasolina y GLP. Además, cabe recordad que, desde finales del año pasado, el SUV coreano se comercializa con una serie de mejoras que afectan a la carrocería, interior, gama de motores, bastidor y a su equipamiento.

Actualizado para competir en un segmento cada vez más poblado

Si comenzamos por su imagen exterior, este renovado Tívoli adopta el nuevo estilo de diseño de la marca, que ya hemos podido ver en su hermano mayor, el Korando.

La parte frontal incorpora unos nuevos grupos ópticos con luces diurnas led integradas, que se unen visualmente con el logo de SsangYong en el centro de la parrilla a través de una moldura cromada. El nuevo paragolpes muestra una toma de aire inferior más ancha y un nuevo capó que integra dos marcadas nervaduras y que conectan con la parte inferior de las ventanillas laterales.

En la trasera destacan los nuevos grupos ópticos, que presentan dos líneas paralelas verticales que parten del nervio lateral en forma de zigzag. El nuevo portón, junto con el rediseñado paragolpes, ambos más musculosos, aportan una imagen más fresca.

Un interior modernizado

En el habitáculo los cambios son mucho más evidentes. El Tívoli sigue siendo un coche fabricado con materiales muy sencillos, pero de buen aspecto teniendo en cuenta la calidad real de los mismos. Hay inserciones de tipo negro piano que siempre le dan más empaque al interior y el resto de materiales cuentan con un buen tratamiento. Además, esta nueva versión incorpora materiales acolchados en algunas zonas del salpicadero y en los apoyabrazos de las puertas.

El interior sigue siendo tan práctico como el anterior modelo, con amplias bolsas en las puertas delanteras, una guantera que ha ganado en tamaño, un buen espacio con fondo de goma para dejar el Smartphone, el habitual cofre que hace las veces de apoyabrazos (estos cofres fijos suelen ser muy molestos a la hora de conducir) y dos portabebidas que también pueden ser muy útiles para guardar otro tipo de objetos, como una cartera, llave, monedas u objetos similares. Por último, una de las novedades que presenta el nuevo salpicadero del Tívoli respecto al anterior modelo, es la eliminación, con muy buen criterio, de la pequeña bandeja que había encima de la guantera y que no tenía prácticamente ninguna utilidad.

Otras de las novedades reseñables del interior, son las dos pantallas digitales. La primera está integrada en el cuadro de instrumentos y nos regala una instrumentación completamente virtual. No es de las que más me gusta por diseño, resolución y distribución, pero cumple con su función adecuadamente. Lo mismo ocurre con la pantalla de 10,25 pulgadas ubicada en la consola central y disponible a partir del acabado Premium. No es una maravilla en cuanto a resolución y diseño de su software (no dispone de navegador ni en opción), pero como ya ocurre en todos los modelos de nueva factura, es compatible con Android Auto y Apple Car Play (a partir del acabado Urban). De este modo, podremos utilizar Google Maps y otras aplicaciones de nuestro Smartphone.

El resto de mandos ofrecen un diseño y ubicación muy buena. No nos regalan un tacto de extraordinaria calidad, pero se agradece que SsangYong siga apostando por mandos giratorios para gestionar funciones importantes del equipo de sonido y del sistema de climatización, en lugar de mandos táctiles que quedan muy bien de cara a la galería, pero que no son nada prácticos ni cómodos de gestionar.

Por comodidad y habitabilidad interior, el Tívoli sigue siendo un vehículo competente. Bien es cierto que los asientos no son de lo mejor en ergonomía, pero cumplen correctamente y cuentan con una calidad de fabricación bastante aceptable. En las plazas posteriores, la plaza central integra un reposabrazos que incluye dos prácticos posavasos. Por el contrario, no disponemos de puertos de tipo USB ni salidas de ventilación en la parte central.

La amplitud interior sigue siendo uno de los grandes reclamos del Tívoli, que presume de tener la mayor distancia entre la fila delantera y la trasera (800 mm). El espacio para las piernas en la fila delantera es de 1.050 mm (883 mm en la fila trasera), el espacio para la cabeza 1.022 mm (988 mm en la fila trasera) y el espacio para los hombros se sitúa en 1.375 mm (1.354 mm en la fila trasera). Los asientos traseros son reclinables y dos elegir entre cómodas posiciones entre 27,5 y 32,5 grados de inclinación.

El maletero sigue siendo uno de los puntos fuertes de este modelo. Con una capacidad de 427 litros (ha crecido 4 litros), el SUV de SsangYong sigue siendo uno de los mejores en este apartado. Abatiendo los respaldos de los asientos posteriores, podemos alcanzar un volumen máximo de 1.115 litros con un piso totalmente plano. Además, el maletero dispone de un cómodo compartimento inferior cuya bandeja ofrece mayor facilidad para organizar el equipaje.

Conducción mejorada

SsangYong ha introducido mejoras en el chasis para ofrecer mejoras en cuanto a dinámica y confort se refiere. Ahora, la suspensión ofrece una mayor capacidad de absorción, el subchasis delantero es más rígido, los neumáticos tienen un perfil ligeramente superior, las barras estabilizadoras son más gruesas y el tacto general de la dirección asistida eléctrica es mejor, cuyo nivel de dureza se puede ajustar al gusto del conductor en dos posiciones: normal, para facilitar las maniobras de aparcamiento y el manejo del vehículo en ciudad, y Sport, que endurece su tacto para una conducción más deportiva. También se hay adoptado nuevos soportes de motor hidráulicos para intentar reducir las vibraciones.

Con estas mejoras, el Tívoli es un coche algo más comunicativo y confortable en cuanto a rodadura se refiere (he notado menos asperezas). El ruido, aunque según la marca se ha reducido respecto a la anterior versión, se hace notar levemente en el interior. El aerodinámico hace acto de presencia en cuanto nos adentramos en una autovía/autopista, y el motor también hace lo propio cuando nos movemos en unos regímenes de giro más o menos altos.

Nuevo motor de gasolina de acceso que viene a completar la gama

A los dos motores hasta ahora conocidos, llega una nueva opción de gasolina 1.2T de 128 CV. Se trata de un motor de 3 cilindros con 1.2 litros de cubicaje y bloque de aluminio, inyección directa, turbo y filtro de partículas. Tiene 4 válvulas por cilindro, doble árbol de levas (DOHC), distribución variable de admisión y escape (Dual CVVT), entrega 128 CV de potencia máxima y una generosa cifra de par máximo de 230 Nm disponible entre 1.750 rpm y 3.500 rpm (consultar especificaciones técnicas).

Siempre asociado a una transmisión de seis relaciones, es un motor bastante refinado que agrada más que otros similares de la competencia. No obstante, en mi caso, y como ocurre en todos los motores de este tipo (salvo el de Suzuki) su funcionamiento y agrado de uso no está al nivel de un buen tetracilíndrico.

El consumo de carburante es bajo tanto en la opción de gasolina como en la GLP. Dispone de dos depósitos; el habitual de gasolina de 50 litros y otro de gas licuado de petróleo con una capacidad neta de 46 litros. De este modo, se puede circular indistintamente con ambos combustibles y se puede alcanzar un nivel de autonomía superior a los 1.000 kilómetros. No está nada mal. En este enlace, puedes consultar todos los registros homologados.

Además, gracias a su hibridación, esta versión obtiene la pegatina ECO de la DGT, lo cual permite descuentos en las zonas de aparcamiento regulado de las grandes ciudades y acceso garantizado a las mismas cuando entran en funcionamiento los protocolos anticontaminación.

Adicionalmente, la gama dispone de dos motorizaciones; un gasolina T-GDI de 4 cilindros y 1.5 litros de cubicaje con turbo, inyección directa y filtro de partículas que entrega 163 CV de potencia máxima; y un diésel e-XDI de 1.6 litros de cubicaje con tecnología AdBlue, cuya potencia máxima aumenta hasta los 136 CV. Ambos motores me parece mucho más interesantes que el que protagoniza esta prueba. Son más agradables de usar y ofrecen, como es lógico, un rendimiento muy superior.

Completo equipamiento de seguridad de serie

La seguridad sigue siendo uno de los pilares fundamentales del Tívoli, en cuyo chasis se emplea ahora hasta un 79% de acero de alta resistencia (un 40% de acero de alta resistencia avanzado), más que cualquier otro modelo de su competencia, siendo clave para lograr una mayor rigidez y, por lo tanto, mayor seguridad al minimizar la deformación en caso de impacto y para ofrecer un mejor comportamiento dinámico.

El nuevo Tivoli incorpora de serie en todos los acabados el Sistema Avanzado de Seguridad SsangYong SASS, que incluye AEBS (Sistema de frenada automática de emergencia), LDWS (Sistema de advertencia de salida de carril), LKAS (Sistema de permanencia en carril), HBA (Sistema de anti deslumbramiento automático), TSR (Sistema de reconocimiento de señales de tráfico), FVSA (Sistema de aviso de avance de vehículo delantero), DAA (Sistema de advertencia de fatiga), SDA (Sistema de alerta de distancia de seguridad).

De serie también incorpora Pretensor dual en cinturón de seguridad, Sistema de control de cinturón de seguridad ARP (Sistema Activo Antivuelco), BAS (Sistema de Asistencia a la Frenada), HSA (Ayuda de arranque en pendiente) y HDC (Control de descenso en pendientes). Además, las versiones Premium y Limited incluyen 7 airbags (delanteros, laterales, de cortina y para la rodilla del conductor).

En cuanto a colores se refiere, los nuevos Cherry Red y Platinum Gray completan la atractiva paleta de siete opciones de la gama Tivoli, tanto en formato monotono como bitono. Esta última opción está asociada al acabado tope de gama Limited, que ofrece la posibilidad de techo negro y nuevas llantas de 18 pulgadas de corte de diamante en color negro brillante para los colores Grand White, Silent Silver y Platinum Grey, o techo blanco, retrovisores blancos y llantas bitono para el resto de colores de la gama (Cherry Red, Orange Pop, Dandy Blue y Space Black).

Ver todo el equipamiento disponible de la versión probada.

Sus rivales

En la actualidad, el denominado segmento B-SUV, plantea muchas opciones. Sin embargo, y después de analizar todas las ofertas de concesionarios que ofrecemos, no hemos encontrado un modelo equivalente al mismo precio que el Tívoli, que es de auténtico derribo. Tan sólo el Dacia Duster es más económico, aunque con matices, ya que la versión que hemos configurado tiene un equipamiento mucho más básico y un motor menos potente. Además, el modelo de Dacia, es un producto menos refinado y menos agradable de usar y de conducir (ver comparativa sin nuestros descuentos exclusivos).

Consigue el mejor precio

La versión que hemos probado se puede adquirir desde 17.100 euros (consulta todos precios). Puedes solicitar un presupuesto de manera gratuita y sin ningún tipo de compromiso (es rápido y muy sencillo). Elige una versión e introduce el código postal de tu localidad. Al instante, te mostraremos el mejor precio del concesionario más cercano (también puedes calcular el precio del seguro). Nosotros hemos configurado este presupuesto.

Adicionalmente, puedes utilizar nuestro comparador de acabados para elegir la versión y los opcionales que más te interesen. También puedes comparar el SsangYong Tivoli con otros modelosver opciones de Km 0.

Conclusión

El superventas de SsangYong sigue siendo un producto correcto que cumple adecuadamente si tenemos en cuenta que podemos tener un SUV de este tamaño con mucho equipamiento a un precio que le sitúa como la mejor opción del mercado. Es cierto que no tiene la conectividad y los asistentes a la conducción más avanzados del momento, pero el menú es suficientemente completo. El nuevo motor de gasolina puede ser una buena opción si buscas un precio muy ajustado, un consumo de carburante moderado y una movilidad digna. La conducción del Tívoli es ahora más agradable y el confort de marcha ha ganado algunos puntos. Por lo demás, el SUV urbano de la firma coreana sigue siendo un coche muy amplio y con un maletero bastante capaz.

Noticias anteriores Marca: SsangYong

Coches y Concesionarios