El Toyota GR Supra de quinta generación es el primer modelo GR global producido por Toyota GAZOO Racing, que es la división o el departamento de competición de la marca japonesa. Este modelo, que no se comercializa en nuestro mercado desde 1997 (aquí tienes más información de la anterior generación), está disponible en los concesionarios españoles desde el 10 de mayo de 2019 (ver vídeo).

El pasado 8 de febrero de 2021 se presentó la nueva gama 2021. Entre sus novedades, destaca la incorporación de un nuevo motor de acceso con 258 CV y dos nuevos niveles de acabado (Pure y Performance), que aportan mayor deportividad al biplaza de Toyota.

Mi primera toma de contacto con este coche la he realizado con la versión de 340 CV, que es la única que se comercializaba hasta ahora. Te lo cuento todo a continuación.

Diseño basado en el Toyota FT-1 Concept

Si eres muy fan de Toyota y del Supra de anterior generación, es posible que esta nueva entrega te defraude un poco por aquello de no ser muy fiel al modelo precedente en cuanto a estética y dimensiones se refiere. Puede que se perciban ciertos guiños muy leves en la disposición de los grupos ópticos, en algún trazo, pero hay que rebuscar mucho para encontrar esa similitud. No obstante, lo que es innegable, es que estamos ante un deportivo que no pasa desapercibido ni un solo minuto.

Su diseño, más que estar inspirado en el anterior Supra, es el fiel reflejo del prototipo Toyota FT-1 Concept, que, a su vez, tiene una clara inspiración en el clásico 2000 GT. Todo el diseño se ha gestado en el estudio CALTY en California.

Entrando más en detalle, según Toyota, el diseño frontal trata de evocar a la cuarta generación del Supra (ver vídeo de todas las generaciones). Su diseño es muy agresivo y no cabe duda que tiene un montón de detalles basados en la competición. De hecho, la parte central del capó, que es largo y redondeado, está gobernada por una prominencia que emerge del mismo y que trata de imita al morro de un monoplaza de Fórmula 1, con sus correspondientes anclajes y bigotera (ver imagen). También destacan las grandes entradas de aire y el splitter que recorre toda la parte inferior del paragolpes. Por su parte, los faros, que disponen de LED con seis lentes, incorporan tanto los intermitentes como las luces de circulación diurna. Su alumbrado matricial es de gran calidad y adapta el haz de luz de forma automática para evitar deslumbramientos y mejorar visibilidad. Tampoco quiero pasar por alto el parabrisas que, además de inspirarse en el Toyota 2000 GT, guarda cierta similitud con el Koenigsegg Agera y, en parte, con el sport prototipo Toyota TS050 Hybrid.

La zaga sigue la tónica del frontal, con un diseño atrevido que me ha recordado, en parte, a un TVR Sagaris. Los pilotos traseros presentan una sencilla disposición de anillo interno, mientras que las características luces traseras antiniebla y de marcha atrás están formadas por unos puntos de LED agrupados en el centro de la parte inferior del paragolpes; otro guiño a los turismos y a los monoplazas de competición (ver imagen).

El modelo que se comercializa en Europa equipa de serie unas llantas de aleación forjada de 19 pulgadas (ver imagen). Ligeras pero muy rígidas, disponen de unos finos radios con acabados alternos en negro y pulido.

La gama de colores para la carrocería es amplia y está compuesta por un total de seis opciones distintas. Nuestra unidad de pruebas lucía la tonalidad Rojo Racing que, tal y como se puede apreciar en nuestra galería de imágenes, le sienta muy bien. Todos los colores, salvo el Amarillo Solar, que también me gusta mucho, tienen un coste de 1.100 euros.

Puesto de conducción de auténtico deportivo

Una vez dentro, el GR Supra no puede esconder que es un BMW en lo estético y técnico. La postura al volante es perfecta. Con una posición muy cerca del suelo, las piernas estiradas y una cabina que nos recuerda en parte al Toyota TS050 Hybrid que he comentado con anterioridad, la atmósfera que se respira es la de un coche deportivo.

Los baquets que este coche tiene como asientos garantizan una sujeción excelente. El cojín y el alto respaldo cuentan con refuerzos laterales para sujetar mejor el cuerpo, y también incorporan una sujeción para la cabeza integrada. Por lo demás, son muy sólidos y la calidad de fabricación es elevada. Las opciones de tapicería comprenden cuero y una combinación de refuerzos de cuero con revestimiento de Alcantara perforado en el respaldo y el cojín del asiento, para disfrutar de más ventilación y de una mayor sujeción del cuerpo. Además, para elevar el nivel de confort, hay unos soportes blandos para las rodillas en los paneles de las puertas y en los laterales de la consola central (podían ser un poco más acolchados en mi opinión).

El panel de instrumentos, los indicadores y las levas de cambio se sitúan justo delante del conductor, y el volante de tres radios cuenta también con mandos adicionales. El propio volante, que afortunadamente es redondo y no trata de imitar al de un Fórmula 1, está modelado para ofrecer un agarre excelente y va revestido en cuero.

La pantalla del cuadro de mandos, de 8,8 pulgadas y alta definición se ve claramente a través del volante, con el tacómetro con efecto 3D y el indicador de marcha situados en el centro; a la izquierda se encuentra el velocímetro digital y a la derecha la información del sistema de entretenimiento y navegación. Todo claro y ordenado para conseguir un acceso rápido a la información que queremos consultar en cada momento.

Una consola central asimétrica marca una clara división entre la zona envolvente del conductor y el lado del pasajero, más abierto, dentro del habitáculo del Toyota GR Supra. Ahí también se ofrecen protecciones para las rodillas que, como he comentado con anterioridad, podía ser más acolchadas. El panel de control del climatizador destaca en la consola, con mandos con memoria más fáciles de regular, y una pantalla multimedia central de 8,8 pulgadas montada encima, que se puede manejar directamente a través de la propia pantalla táctil o mediante un mando giratorio ubicado entre los asientos. Todos los mandos, procedentes de BMW, son de calidad, dan la sensación de ser muy sólidos y son precisos en su funcionamiento.

El maletero, que está completamente comunicado con el habitáculo, es lo bastante grande para el equipaje de dos personas para un fin de semana, y se puede ampliar quitando el panel extraíble de la parte posterior del habitáculo, y disponer así del espacio suficiente para una bolsa de golf o para todo el equipo necesario para un día en el circuito.

La calidad, el aspecto de todos los materiales y el correspondiente acabado también llevan la firma de BMW. Todo da una gran sensación solidez y agrado. No obstante, en nuestra unidad de pruebas detectamos algún leve grillo en algunas zonas del salpicadero al circular sobre asfalto rugoso o algo deteriorado. También detectamos otro pequeño grillo en el panel de la puerta del conductor, que desaparecía por completo al realizar una pequeña presión con el codo. En cualquier caso, nada grave.

Un motor sobresaliente y un cambio muy rápido

Cuando ponemos el motor en marcha, accedemos a una experiencia muy agradable. En cuanto se pulsa este botón, se siente el refinado rugido del motor BMW de 3.0 litros y seis cilindros en línea. Con una potencia de 340 CV y 500 Nm de par, esta motorización cuenta con turbocompresor de doble entrada, inyección directa de alta precisión y control de válvulas continuamente variable. Como resultado, estamos ante un motor extraordinario, pues derrocha calidad, es tremendamente refinado y ofrece un rendimiento supremo. Cuando gira a elevados regímenes, es tan refinado, que hasta parece un motor electrónico. Una maravilla de la técnica (consultar especificaciones técnicas).

El extraordinario propulsor se asocia a una transmisión automática de ocho velocidades que permite subir o bajar de marcha con gran rapidez. Como es habitual en todos los cambios automáticos modernos, ofrece una opción manual que se puede gestionar desde unas levas montadas en el volante que ofrecen un muy buen tacto. Adicionalmente, se pueden seleccionar los modos de conducción —‘Normal’ o ‘Sport’—. Con el segundo, que es el más deportivo, la caja tiende a llevar el motor a un régimen de giro más alto, y la respuesta al acelerador es más reactiva.

Mediante la función ‘Launch Control’ se puede conseguir una potente aceleración desde el arranque con una tracción máxima, lo que permite al nuevo Toyota Supra pasar de 0 a 100 km/h en solo 4,3 segundos. El sonido y la respuesta del motor, el patrón de cambio, la amortiguación, la dirección y el funcionamiento del diferencial activo se ajustan cuando el conductor selecciona el modo ‘Sport’. El Control de Estabilidad incorpora un ajuste especial de “circuito”, que reduce el nivel de intervención del sistema para que el conductor tenga más control sobre el comportamiento dinámico del vehículo.

Todas las versiones del Toyota GR Supra vendidas en Europa están equipadas con un diferencial activo que entra en funcionamiento tanto al acelerar como al decelerar y que puede ajustarse continuamente de cero al 100 % de bloqueo, con una respuesta instantánea. Una ECU específica supervisa una amplia variedad de parámetros, incluidos el uso del volante, el acelerador y el pedal de freno, así como el régimen del motor y el índice de guiñada.

No quiero olvidarme de los consumos. Y es que, este Supra me ha sorprendido muy positivamente. En un recorrido que combinaba carreteras de segundo orden y autovías, con tramos en los que la orografía no era precisamente favorable, conseguí una media de 7,7 l/100 km (ver imagen). Ya practicando una conducción más deportiva en este tipo de trazados, el gasto se duplicaba con facilidad. En ciudad, la cifra se solía mover sobre los 11,0/12,0 litros (consultar consumos homologados).

Suficientemente racional para utilizarlo a diario

Para la puesta a punto del GR Supra, pilotos e ingenieros de Toyota GAZOO Racing establecieron un completo programa de desarrollo con pruebas intensivas en un abanico de carreteras de gran exigencia en todo el mundo. Las pruebas también incluyeron sesiones en circuitos, como en el Nürburgring Nordschleife.

La elevada rigidez estructural, superior incluso a la del superdeportivo Lexus LFA, un centro de gravedad más bajo que el del GT86 y una distribución de peso ideal del 50:50 entre delante y detrás fueron factores fundamentales para alcanzar los objetivos dinámicos de Toyota.

Según la marca japonesa, la elevada rigidez de la carrocería hizo posible afinar con mayor precisión y detalle la geometría de la suspensión y el ajuste de los amortiguadores. El nuevo diseño de la suspensión comprende unas barras MacPherson con resortes de doble articulación delante y un sistema de cinco brazos detrás. El bastidor auxiliar de la suspensión delantera y los puntos de montaje del brazo de control son extremadamente rígidos, mientras que el uso de aluminio para los brazos de control y los cojinetes rotatorios reduce el peso no suspendido del vehículo. El nuevo GR Supra cuenta, además, con unos bujes de las ruedas de alto rendimiento, con un mayor ángulo de caída y un comportamiento cinemático optimizado. La dirección asistida eléctrica presenta un ajuste deportivo, y se puede regular mediante los modos de dirección ‘Comfort’ y ‘Sport’.

La suspensión trasera goza de un diseño igual de ligero en el caso del bastidor auxiliar rígido y el soporte que lo conecta con la carrocería, lo que ayuda a conseguir un control extremadamente preciso de las ruedas. Las llantas de aleación forjada de 19 pulgadas se montan con neumáticos Michelin Pilot Super Sport de gran adherencia. Los neumáticos posteriores son ligeramente más anchos que los frontales. Por último, los frenos, con una potencia en consonancia, están equipados con pinzas Brembo de cuatro pistones. Ofrecen un muy buen tacto y cumplen adecuadamente siempre y cuando el uso no se lleve al extremo.

Dejando al margen las diferencias de carrocería, masa, tamaño y potencia, las sensaciones que he tenido al conducir este nuevo GR Supra han sido muy similares a las vividas en el Alfa Romeo Giulia Quadrifoglio. Para un uso normal, el Toyota, pese a que tiene una suspensión muy rígida, es un coche satisfactorio y agradable de usar. Debes tener mucho cuidado con los badenes y obstáculos similares, pero por lo demás no es un coche que te machaque la espalda. La suspensión, que es de bastante calidad, absorbe muy bien y transmite un refinamiento ciertamente destacable. Para ir rápido, que no al límite, es un coche difícil de llevar, pues resulta brusco, nervioso y con un tren delantero que apenas se siente. Por el contrario, cuando el sentido de circulación es ascendente, el tren trasero está más asentado gracias a la transferencia de masas, y eso implica que el paso por curva sea más limpio, con menos correcciones en la dirección. Todo lo contrario que cuando rodamos en llano o descendente, circunstancias en las que, como he comentado con anterioridad, el Supra se vuelve más crítico.

En circuito, aprovechando al máximo la pista y con buen asfalto, es posible que el panorama sea muy distinto (no lo he podido comprobar). Es decir, un coche más divertido con ese extra de picante que aporta la propulsión trasera.

Para finalizar con el apartado dinámico, no quiero pasar por alto el funcionamiento de la dirección, que también es clave en el comportamiento dinámico. Aunque es muy directa, su respuesta me ha parecido muy lenta (actúa con un retardo bastante acusado desde que iniciamos el giro hasta que el coche responde). Como consecuencia, cuesta mucho ser preciso en curva y apuntar con el morro al vértice de la misma.

Acabados y equipamiento

El Toyota GR Supra cuenta con una completa especificación que incorpora funciones y sistemas de alto rendimiento. Entre todo lo que ofrece, destacan el diferencial activo, la suspensión variable adaptativa o las llantas de aleación forjadas de 19 pulgadas, con juego de frenos de alto rendimiento.

Otras características son el climatizador bizona, Control de Crucero Adaptativo con arranque y parada automático, acceso y arranque sin llave, volante con acabado en cuero y mandos auxiliares y una combinación de indicadores digitales en el cuadro de instrumentos del conductor. Se emplea tecnología LED en los faros adaptativos, los pilotos y las luces de circulación diurna, con todos los retrovisores, los de fuera y el de dentro, con regulación automática. Otras funciones muy prácticas son los limpiaparabrisas con sensor de lluvia y la cámara de visión trasera.

Los asientos deportivos están tapizados en Alcantara negro y son regulables eléctricamente —incluido el soporte lumbar—, con funciones integradas de calefacción y memoria de posiciones. En cuanto al sistema de información y entretenimiento, compatible con Apple CarPlay, incluye un equipo de sonido con 10 altavoces y una pantalla de 8,8 pulgadas, así como un sistema de navegación con Supra Connect, Bluetooth y puerto USB.

Entre las prestaciones de seguridad cabe destacar el pack Supra Safety +, que abarca el Detector de Ángulo Muerto y el Avisador de Cambio Involuntario de Carril, además de la Alerta de Tráfico Cruzado Posterior, la Alerta de Colisiones Traseras y los sensores de aparcamiento inteligentes con frenado automático. Por otra parte, se incluye una función e-Call, que envía una alerta automática con la ubicación a los servicios de emergencia en caso de colisión grave, y un Sistema de Control de Presión de los Neumáticos. Todos los modelos Toyota GR Supra van equipados con alarma antirrobo (ver todos los detalles de su equipamiento).

El equipamiento de serie, prácticamente cerrado, apenas deja opciones a la vista. Tan sólo los cinco colores opcionales para la carrocería y el paquete ‘Touring Pack’, que tiene un coste de 6.000 euros (ver información detallada).

Sin rivales

El GR Supra tiene la exclusividad de ser un coche único en el mercado. No hay un modelo equivalente por disposición mecánica y carrocería. Lo más parecido, sin ser exactamente comprable, es el Audi TT Coupé (ver comparativa), un modelo con un formato de carrocería similar, motor delantero, pero con un sistema de tracción integral en lugar de ser posterior. Se trata de la versión RS, un coche que ya pude probar hace tiempo, y que, para ser sincero, no me gustó absolutamente nada. Tiene un gran conjunto motor-cambio, pero su tacto de conducción y su comportamiento dinámico me parecieron horribles. En este sentido, el Toyota es un coche mucho más trabajado, con más picante y con una eficacia en curva muy superior.

Consigue el mejor precio

La versión que hemos probado se puede adquirir desde 69.900 euros (ver todos los precios). Puedes solicitar un presupuesto de manera gratuita y sin ningún tipo de compromiso (es rápido y muy sencillo). Elige una versión e introduce el código postal de tu localidad. Al instante, te mostraremos el mejor precio del concesionario más cercano (también puedes calcular el precio del seguro). Nosotros hemos configurado este presupuesto con su correspondiente descuento.

Adicionalmente, puedes utilizar nuestro comparador de acabados para elegir la versión y los opcionales que más te interesen. También puedes comparar el Toyota GR Supra con otros modelosver opciones de Km 0.

Últimos apuntes:

– El capó, que no tiene ningún tipo de aislante (es posible que por aquello de ahorrar peso), integra dos telescópicos que facilitan su apertura. Un muy buen detalle que siempre es de agradecer (imagen 1imagen 2).

– El maletero se puede abrir desde un botón ubicado en la puerta del conductor (imagen) y desde la llave (imagen).

– La carrocería tiene una buena colección de entradas y salidas de aire decorativas (imagen 1imagen 2imagen 3imagen 4imagen 5). Las ubicadas en la parte frontal están parcialmente carenadas (imagen).

– El Toyota GR Supra luce la etiqueta C de la DGT (imagen).

– A la izquierda del vano motor, muy visible y accesible, se encuentra el depósito de limpiaparabrisas (imagen).

– El asiento del acompañante dispone de anclajes ISOFIX (imagen 1imagen 2). Todos los reglajes del asiento del conductor son eléctricos (imagen).

– El interruptor de desconexión del airbag del acompañante está situado en el lateral del salpicadero, justo en el lado del acompañante (imagen).

– El encendido/apagado del motor es por botón (imagen). El freno de estacionamiento es eléctrico (imagen).

– Todos los mandos están bien agrupados y diseñados (imagen 1imagen 2imagen 3imagen 4imagen 5).

Ficha de la unidad probada.

Catálogo Toyota GR Supra

Conclusión

Me hubiera gustado que el nuevo Supra fuera más Toyota y menos BMW, al menos como deportivo. Su chasis no está todo lo afinado que a mí me hubiera gustado y he echado en falta que fuera un coche más comunicativo. El conjunto motor-cambio es excepcional por rendimiento, prestaciones y sonido. Al mismo nivel están los Michelin Pilot Super Sport, que aportan mucho para que el nivel de adherencia sea elevado y para asimilar mucho mejor la elevada potencia que se traslada al tren posterior. La calidad de su interior y el puesto de conducción también son uno de los puntos a destacar, sin dejar en el tintero su estética exterior, que no pasa inadvertida y que tiene muchos guiños al mundo de la competición.

Noticias anteriores Marca: Toyota

Coches y Concesionarios