Desde septiembre de 2020, está disponible en los concesionarios la gama 2021 del SUV de tamaño medio de Toyota, el RAV4. Nosotros hemos probado la nueva versión Style asociada a la opción mecánica más potente con tracción a las cuatro ruedas (ver ficha técnica y equipamiento). Con esta pequeña actualización, el SUV japonés sigue siendo una de las mejores alternativas que plantea el mercado. Y si nos ceñimos única y exclusivamente al universo de los híbridos, sin duda, estamos ante la mejor opción posible (ver vídeo).

Pequeñas mejoras para ponerse al día

Pero si comenzamos por las novedades que presenta esta nueva gama 2021, no cabe duda que una de las más importantes es la introducción del nuevo acabado Style, que reemplaza al Feel! Supone, frente a su antecesor, llantas de aleación de mayor tamaño (19’’), radio digital DAB y batería de ion-litio para suministrar energía el motor eléctrico, en lugar de la anterior de níquel-metal hidruro (NiMH). Además, la batería de ion-litio del sistema híbrido eléctrico forma parte de la dotación de serie en el nuevo acabado Style, en el Luxury y en la edición limitada Black Edition. En lo técnico, esta batería no tiene ningún tipo de incidencia en las prestaciones, el consumo y las emisiones, por lo que todo queda inalterado. Las variantes Business y Advance continúan montando la batería de níquel-metal hidruro (NiMH).

Otra de las novedades, es que todas las versiones de la gama 2021 llevan radio digital DAB. Además, el acabado Luxury pasa a incorporar de serie llantas de aleación de 19’’ de nuevo diseño, batería de ion-litio y un retrovisor interior inteligente mejorado de mayor tamaño y con una superficie de proyección de la imagen posterior más grande.

Un diseño más deportivo en la versión Style

No hay cambios en el diseño de la carrocería ni en el interior. Nuestra unidad de pruebas, asociada al nuevo nivel de acabado Style, presenta un acabado más deportivo que la versión Adavance (la más básica de la gama). En su exterior, a diferencia del Advance, el Style tiene los faros delanteros equipados con tecnología Led (ver imagen), y las molduras plásticas de los paragolpes, faldones laterales y pasos de ruedas están lacadas en negro (en el Advance no están pintadas). Como en la anterior versión que pudimos probar, la carrocería ofrece un acabado impecable que transmite una gran sensación de solidez. También destaca el buen ajuste de las puertas y la suavidad que transmiten, tanto al abrirlas como al cerrarlas.

Ya dentro, ese acabado impecable de la carrocería sigue quedando muy patente en todas las zonas del habitáculo; buenos materiales, impecable acabado, ni una sola falta, ni un sólo grillo… todo presenta una realización sobresaliente que deja muy buenas sensaciones tanto al tacto como a la vista. Sin duda, la sensación de agrado es elevada, muy lejos de los modelos equivalentes que hay actualmente en el mercado.

Los asientos delanteros sujetan perfectamente el cuerpo y quedan como un guante. Me han gustado mucho más que los de la versión Advance (ver imagen). El asiento del conductor equipa reglajes eléctricos, lo que siempre es muy de agradecer para conseguir el ajuste perfecto con mayor facilidad y precisión. Gracias a ello, y a la excelente ubicación de todos los mandos, la postura al volante es la mejor del segmento.

En cuanto a la disposición y diseño de todos los mandos, Toyota sigue dando ejemplo con un planteamiento sin tacha. Mandos giratorios muy bien hechos para las funciones que lo necesitan, y botones para el resto. Nada de digitalización, salvo, como es lógico, la pantalla multifunción que está ubicado en la parte superior-central del salpicadero. Ésta, que presenta la interfaz habitual de Toyota, me sigue gustando por su sencillez y manejo. Es cierto que no es de las más avanzadas, ni de las que ofrecen la gráfica más atractiva, pero en mi opinión tiene todo lo que necesito y no plantea opciones superfluas que en la mayoría de los casos casi nunca se utilizan. Su sistema multimedia es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

Ya en las plazas posteriores encontramos uno de los SUV más amplios y confortables de la categoría. Los asientos son muy cómodos, están muy bien fabricados e integran un apoyabrazos en la plaza central. Por lo demás, no faltan unas pequeñas bolsas en las puertas, otra en el asiento del acompañante, dos tomas USB y salidas de aire en la parte trasera para tener una climatización de calidad.

El maletero es enorme. Sus 580 litros dan mucho de sí y colocan a este modelo en lo más alto de la categoría. Además, es tremendamente flexible, pues el espacio se puede adaptar fácilmente para disponer de mayor capacidad de carga cuando sea necesario: con los asientos traseros abatidos en proporción 60:40, cabe una bicicleta de montaña de hasta 29 pulgadas sin tener que quitarle ninguna de las ruedas. Y si quieres aprovechar al máximo sus cualidades prácticas, Toyota ofrece una amplia gama de accesorios, como un organizador para guardar pequeños objetos, una red de carga vertical, una reja divisora y otra separadora para mascotas, un protector de goma para el piso y una amplia gama de dispositivos de retención infantil (ver vídeo).

Cómodo, dinámico y eficiente

La versión de tracción integral, denominada comercialmente como ‘AWD-i‘, está disponible en la gama desde abril de 2019. Se propulsa gracias a la última versión del sistema híbrido de Toyota, que se compone del conocido motor térmico de gasolina de 2.5 litros de 222 CV (4 CV más que la variante de tracción delantera) y el ya citado sistema de tracción total eléctrica (AWD-i), que garantiza la mejor respuesta sea cual sea la superficie por la que se circula (consultar especificaciones técnicas).

El nuevo sistema 4×4 AWD-i supone un claro paso adelante frente a la tracción total eléctrica del modelo anterior, ya que presenta un menor consumo de combustible en entornos urbanos, un funcionamiento más silencioso a gran velocidad y una mejor tracción sobre pavimentos deslizantes. El motor adicional situado sobre el eje trasero ofrece hasta un 30% más de par en las ruedas posteriores, con un rendimiento claramente mejor. Además, en función de las condiciones, el sistema eléctrico de tracción total puede distribuir el par motor entre el eje delantero y el trasero en una relación de entre 100:0 y 20:80.

Dependiendo de las necesidades y preferencias de cada momento, se puede elegir entre diferentes perfiles de conducción. De este modo, la respuesta de la dirección asistida, freno y acelerador, caja de cambios y distribución del par motor varían en función del modo de conducción seleccionado: ‘Normal’, ‘Eco’ y ‘Sport’. Cada uno de ellos se puede activar desde un selector giratorio ubicado al lado de la palanca de cambios. Dicho mando, cambia de tonalidad (azul, verde y roja) según el perfil que se elija.

El consumo de carburante es muy ajustado. Nosotros, en carretera, llegamos a registrar medias de 5,4 litros a los 100 kilómetros, una cifra ajustadísima que resulta impensable en modelos equivalentes de la competencia, incluso equipados con motores diésel. En ciudad, gracias al mayor protagonismo de la parte eléctrica, la eficiencia está más que garantizada.

La calidad de rodadura es sobresaliente. Gracias a la suspensión trasera de doble triángulo, a bajo centro de gravedad y a la gran rigidez de la carrocería, encontramos un coche preciso, con un agrado de conducción formidable y con una suspensión con un tarado perfecto para conseguir un balance brillante entre confort y estabilidad. Si a esto le sumamos la suavidad y el silencioso sistema de propulsión, encontramos el coche perfecto para el día a día, en el que la comodidad es lo que predomina fundamentalmente.

Fuera del asfalto, el trabajo y el recorrido de la suspensión permiten que el RAV4 se encuentre muy cómodo, incluso en situaciones de cierta exigencia. Para complementar las capacidades off-road de esta versión de tracción total, tenemos a nuestra disposición un nuevo control automático de diferencial de deslizamiento limitado —modo ‘Trail’—, que garantiza el mejor agarre y control posibles en superficies de baja adherencia. Además, en caso de que una rueda pierda el contacto con el suelo en un terreno muy desigual, esta función, que se conecta mediante un botón de la consola central, puede frenar la rueda que gira libremente y enviar el par motor a la rueda que sí está apoyada, de forma que las opciones de disfrute fuera de carretera se amplían notablemente.

Equipamiento

Además de todo lo comentado, el RAV4 puede contar con lo último en tecnología, desde sistema de sonido premium JBL hasta cargador inalámbrico de teléfonos móviles, pasando por retrovisor interior inteligente con visualización de imagen de la cámara trasera, Sistema de Visión 360 y portón de maletero con apertura automática pasando el pie bajo el paragolpes posterior.

En cuanto a conectividad, el RAV4 primer modelo conectado de Toyota, permite acceder a funcionalidades como ‘Localiza Mi Toyota’, la transferencia directa de datos de navegación entre el teléfono y el vehículo, el acceso a la información de los viajes que se realizan, con estadísticas semanales, mensuales y anuales, o recordatorios para realizar el mantenimiento, basados en el kilometraje real y con la posibilidad de pedir cita directamente en la Red Oficial de Concesionarios de Toyota España. Esta aplicación ya está disponible para descargar en Google Play (Android) y App Store (iOS). Además, como complemento, el RAV4 es el primer modelo de Toyota en contar con llamada automática de emergencia (E-Call).

En este enlace, puedes consultar todo el equipamiento disponible de la versión Style.

Disponible con etiqueta ECO

El nuevo RAV4 hybrid, como el resto de los híbridos eléctricos de Toyota, cuentan con la Etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico (DGT), lo que le confiere de una serie de beneficios y ventajas. Así, todos los híbridos Toyota pueden circular en episodios de alta contaminación en Madrid y otras ciudades, se benefician de rebaja de tarifas en algunas autopistas de Cataluña y en el Servicio de Estacionamiento Regulado (SER) de Madrid y están exentos del pago del Impuesto de Matriculación en determinadas comunidades autónomas.

Además, los modelos que se propulsan gracias a la tecnología híbrida eléctrica autorrecargable de Toyota se benefician de una reducción del coste del Impuesto de Circulación en muchas ciudades de España y tienen autorización para circular por los carriles de alta ocupación—Carril VAO— en Cataluña, entre otras muchas ventajas.

Y todos ellos tienen la capacidad de poder circular gran parte del tiempo y de la distancia recorrida en modo cero emisiones, sin gasto de combustible ni emisiones contaminantes. Así, en determinadas circunstancias, son capaces de realizar más del 50% de los desplazamientos diarios con cero emisiones.

Sus rivales

Partiendo de la base que el RAV4 sería el elegido en caso de optar por un modelo de estas características, el mercado plantea buenas alternativas. Todos japoneses, lo que es una garantía, encontramos modelos equivalentes como el Honda CR-V (comparativa), Lexus NX (comparativa), Subaru Forester (comparativa) y Suzuki Across (comparativa). Cualquiera de ellos sería una compra excelente, aunque es posible que el RAV4 tenga ese punto de equilibrio entre precio, agrado de uso y calidad para decantar claramente la balanza. Además, si buscas un coche que te permita disfrutar de la conducción pura y dura, el modelo de Toyota es el más satisfactorio y divertido.

Consigue el mejor precio

La versión que hemos probado se puede adquirir desde 45.200 euros (ver todos los precios). Puedes solicitar un presupuesto de manera gratuita y sin ningún tipo de compromiso (es rápido y muy sencillo). Elige una versión e introduce el código postal de tu localidad. Al instante, te mostraremos el mejor precio del concesionario más cercano (también puedes calcular el precio del seguro). Nosotros hemos configurado este presupuesto con su correspondiente descuento.

Adicionalmente, puedes utilizar nuestro comparador de acabados para elegir la versión y los opcionales que más te interesen. También puedes comparar el Toyota con otros modelosver opciones de Km 0.

Conclusión

El Toyota RAV4 sería el elegido si tuviera que adquirir un SUV de este tamaño o un coche para todo. Es refinado, muy confortable, amplio, tremendamente práctico, consume muy poco, está bien construido, tiene unos niveles de calidad muy elevados, dispone de un puesto de conducción sobresaliente, su sistema de propulsión híbrido permite circular por ciudad sin estrés, y es divertido y agradable de conducir. La transmisión CVT aporta ese nivel de confort supremo que el resto de rivales no es capaz de alcanzar y la tracción integral es la guinda perfecta para contar con un coche aún más seguro y con una motricidad superior.

Noticias anteriores Marca: Toyota

Coches y Concesionarios