El pasado 31 de marzo de 2021 comenzaron las primeras entregas del Volkswagen ID4., que es el primer SUV eléctrico de Volkswagen. La marca espera matricular unas 150.000 unidades en todo el mundo a lo largo del año. Nosotros ya hemos probado la versión de 204 CV para contarte si nos parece una compra recomendable o, si por el contrario, el mercado plantea compras más razonables. Adelante con ello.

prueba del volkswagen id 4 204 cvExterior: apuesta por el diseño

Si comienzo con el análisis de su exterior, no cabe duda que es un coche que entra por los ojos. Tiene un diseño muy bien proporcionado, tanto por carrocería como por el tamaño de las ruedas. Además, ya casi como tendencia extendida, además de jugar con las luces y sombras en diferentes zonas de la carrocería, ésta luce un aspecto bi-tono en función de la versión elegida. En cuanto a los grupos ópticos, estos disponen, de serie, de tecnología LED.

Gracias a la nueva plataforma modular de propulsión eléctrica (MEB) que, según Volkswagen, distribuye el espacio de una forma completamente nueva, encontramos un coche con unos voladizos muy cortos, una longitud de 4.584 mm y una batalla de 2.766 mm, casi tan grande como la del Tiguan Allspace, que es 12 cm más larga. De este modo, la batería de alto voltaje se encuentra como un bloque plano debajo del habitáculo; el módulo electrónico de potencia y control para propulsión eléctrica y la caja de cambios están colocados en el eje trasero ocupando poco espacio. Por su parte, el frontal integra el radiador y los grandes componentes del aire acondicionado.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 1El ID.4 se lanza al mercado con seis colores exteriores: Azul Dusk metalizado, blanco glaciar metalizado, amarillo miel metalizado, gris manganeso metalizado, gris piedra de Luna y plata Scale metalizado. Todos los acabados de pintura, salvo el Scale Silver, se pueden combinar con el exterior Style. El techo y el espóiler trasero son negros, mientras que los pilares C, la línea del techo y las barras longitudinales en el techo son plateadas. Los accesorios en la parte inferior de la carrocería contrastan con el luminoso Katana Silver.

Además de su estética más bien futurista, como cabe esperar en un coche que vende eficiencia, la carrocería también ofrece un trabajo profundo en lo técnico para regalarnos una aerodinámica brillante, pues este coche consigue un coeficiente aerodinámico de 0,28, un muy buen dato si tenemos en cuenta que no estamos ante un coche deportivo. Entre todas las soluciones que presenta este ID.4 para ser lo más aerodinámico posible, destacan las manillas de la puerta, que están integradas en la propia puerta y se abren eléctricamente. También las llantas, que ofrecen un aspecto muy deportivo y están diseñadas que mejorar la eficiencia aerodinámica. Además, la persiana del radiador, que es de accionamiento eléctrico, se abre solo cuando el grupo motopropulsor necesita aire frío. Una solución ya vista en otros modelos del mercado.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 2Interior: digitalizado y suficientemente amplio

Al interior se accede a través de unas puertas que ofrece un buen tacto de apertura y cierre. Una vez dentro, nos reciben unos asientos correctos -anatómicamente hablando- con un tapizado símil piel y Alcantara que no despierta una gran calidad, pero que más o menos se puede decir que cumplen con corrección. A un nivel más inferior están el resto de materiales, que no entran dentro de lo que cabe esperar en un coche de este precio. Salvo la pieza más visible del salpicadero y el guarnecido del volante, el resto de materiales son más bien normalitos, y, en algunos casos, muy por debajo de lo esperado. La posición al volante es correcta, y podía ser aún mejor si los asientos estuvieran a la altura. El volante, que tiene un buen tacto, es demasiado grueso desde mi punto de vista (es probable que sea más del agrado de personas con las manos muy grandes).

En cuanto a funcionalidad y ergonomía, cada vez tengo más claro que los coches actuales van para atrás como los cangrejos. Este es el caso del ID.4. Salvo los mandos de los elevalunas y alguno más que se me pueda escapar, el resto son táctiles. Lo digo con rotundidad y sin rodeos; son una auténtica tortura. Algunos tienen una precisión aceptable y, otros, desesperan. Por ejemplo, no sé si el motivo responde a una reducción de costes, pero, por ejemplo, para controlar los elevalunas de las puertas traseras desde el puesto del conductor, antes de accionarlos, hay que activarlos desde un botón táctil. La razón es que los mismos elevalunas delanteros se utilizan también para bajar los traseros. Vamos, un despropósito que lo único que hace es complicarnos la vida. Imagino que esta solución responde a una clara reducción de costes.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 3El sistema multimedia tiene una interfaz moderna y, en líneas generales, bastante clara. No fluye con la rapidez que a uno le gustaría, pero imagino que Volkswagen es algo que irá mejorando en futuras actualizaciones. La pantalla de 10 pulgadas ofrece una resolución normal.

Delante del conductor hay un panel de instrumentos totalmente digital de 5,3 pulgadas que, en mi opinión, es demasiado pequeño. Según parece, Volkswagen quiere dar mucho protagonismo a la proyección de información en el parabrisas, una solución que cada vez irá ganando mayor protagonismo en los coches. En el paquete “Multimedia Plus”, el ID.4 incluye Head-up-Display de realidad aumentada, que proyecta informaciones importantes en el parabrisas en dos campos de indicación separados, lo cual es una novedad mundial. La ventana inferior plana presenta la velocidad, señales de tráfico y símbolos de asistencia y navegación como indicaciones estáticas. Parece que floten a unos tres metros frente al conductor.

El mando del cambio es una oda al diseño. Y lo digo porque su aspecto es muy futurista y está integrado en el cuadro de instrumentos, como si fuera una extensión del mismo. En cuanto a funcionalidad, a mí, particularmente, no me gusta (yo soy un ferviente defensor del mando tradicional). No obstante, a su favor, hay que apuntar que, esta solución, libera mucho espacio en la consola central.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 4El acceso es cómodo y la visión del conjunto es buena, porque el conductor y hasta cuatro pasajeros se sientan cómodamente en una posición elevada. En la segunda fila, queda tanto espacio libre para las rodillas como en el Tiguan Allspace, la altura hasta el techo es incluso mejor en todas las plazas. Quizás, lo que menos me gusta de las plazas traseras, es que la banqueta resulta algo corta. Si tuviera regulación en longitud, ganaría muchos enteros.

El maletero tiene una capacidad de 543 litros que, con los respaldos de los asientos plegados, aumenta a 1.575 litros (cargado hasta el techo). La barra longitudinal del techo es de serie y la carga admisible sobre el mencionado techo es de 75 kg. Su generosa capacidad nos permite cargarlo con muchas cosas y, además, disponemos de un doble fondo para tener un piso enrasado con la boca de carga. Entre lo mejorable, yo he echado de menos uno o dos mandos para abatir los respaldos de los asientos posteriores desde el maletero.

Para cada modelo ID.4 están disponibles hasta dos variantes de interior. La primera opción que sigue a la básica es el interior “Style”, que incluye pedales de acero inoxidable en el diseño Play & Pause, una iluminación ambiental con 30 colores y un volante calefactable, así como asientos traseros plegables con trampilla para cargas largas y reposabrazos central. El interior “Style Plus” dispone de asientos que pueden regularse eléctricamente en doce modos. Además, integran un apoyo lumbar, una función de memoria e, incluso, una función de masaje. En el interior “Top-Sport Plus”, se incluyen adicionalmente apoyacabezas integrados y rebordes de la banqueta. Los asientos regulables eléctricamente disponen del certificado de los expertos en espaldas saludables de Aktion Gesunder Rüken (AGR).

prueba del volkswagen id 4 204 cv 5Probamos la versión de 204 CV

La oferta del ID.4 presenta 7 versiones preconfiguradas más las dos ediciones especiales de lanzamiento: el ID.4 1st y el acabado superior ID.4 1st Max. En ambas versiones, el SUV eléctrico recibe la batería de 77 kWh que les permite alcanzar una autonomía de hasta 522 km en ciclo WLTP. Montan un motor trasero de 150 kW (204 CV) de potencia, que se traduce en una velocidad punta de 160 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,5 segundos.

El ID.4 también se puede asociar a una batería de menor tamaño (52 kWh), que ofrece una autonomía de hasta 340 km (WLTP), y llega con tres acabados disponibles: Pure / Pure Perfomance, City y Style. En el caso de la batería de mayor tamaño (77 kWh) es posible optar por los acabados Pro Performance, Life, Business y Max.

En cuanto a prestaciones, es un coche plenamente satisfactorio que ofrece una aceleración contundente a la vez que progresiva. Como buen eléctrico, es un coche muy ágil en este sentido. En cuanto a consumo energético, las cifras se acercan a las homologadas. En nuestro recorrido habitual, sin practicar una conducción particularmente eficiente, conseguimos una media por debajo de los 20 kWh por cada 100 kilómetros. Sin duda, un muy buen dato (consultar prestaciones y consumos homologados).

prueba del volkswagen id 4 204 cv 6La gestión de recuperación energética en el ID.4 está diseñada para conseguir una máxima eficiencia y ofrece al conductor dos modos de conducción. En el nivel de marchas D, el coche se desplaza por inercia en las fases de empuje. En cuanto el conductor pisa el freno, la recuperación energética se activa, y el motor eléctrico realimenta corriente eléctrica a la batería. Hasta poco menos de 0,25 g, el motor eléctrico lleva a cabo la desaceleración por sí mismo, con lo que se cubren la mayoría de situaciones cotidianas. Solo por encima, el servofreno eléctrico activa los frenos hidráulicos de rueda de modo casi imperceptible.

La asistencia para conducción ecoeficiente (de serie), que analiza los datos de navegación y las señales de tráfico detectadas, ayuda al conductor: ante límites de velocidad, señales regionales o cruces, le indica que debe retirar el pie del pedal derecho. Cuando lo hace, ajusta la velocidad adecuada y el óptimo par de recuperación energética de forma autónoma. Por encima de la relación de marchas B, el conductor puede elegir una recuperación en deceleración general. Si en ese momento frena, aprovecha el par total.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 7Comportamiento dinámico: tacto de conducción notable

El ID.4 es un coche que tiene un centro de gravedad muy bajo, gracias, en gran medida, a la ubicación de la batería, que queda situada entre ambos ejes. Además, la distribución de peso está muy próxima al valor ideal 50:50. En cuanto al diseño de las suspensiones, el tren delantero plantea un esquema tradicional de tipo MacPherson, mientras que el trasero adopta una compleja suspensión de cinco brazos, cuyo portagrupos también soporta los componentes de la propulsión.

Adicionalmente, con la adquisición de los paquetes “Deportivo” y “Deportivo Plus”, nos encontramos un coche más conducible y dinámico. El paquete “Deportivo” se compone de dos elementos: la dirección progresiva, que funciona de forma cada vez más directa a medida que el ángulo de giro aumenta, y el amortiguador más firme. En el paquete “Deportivo Plus”, son gestionados por la suspensión adaptativa (DCC) con una cadencia de cinco milisegundos. La DCC está acoplada a la selección del perfil de conducción con los modos Eco, Confort, Sport e Individual. Cada modo se puede ajustar con precisión en cinco niveles. El sistema influye en las características del motor eléctrico, los amortiguadores y la dirección; de este modo, aumenta todavía más la diferencia entre un elevado confort de rodadura y un manejo firme.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 8Si todavía no has tenido la oportunidad de conducir un eléctrico, ya te adelanto que no son coches aburridos. Bien es cierto que, dependiendo del modelo, pueden ser más o menos comunicativos. Por ejemplo, un Twingo Electric es un coche divertido por todo lo que aporta su motor, pero un cero patatero en cuanto a chasis y feeling. En el caso de este Volkswagen, aunque tenga una apariencia de SUV o de crossover, es un coche que, además de tener un rodar agradable y sentirse muy ligero, es divertido de conducir y bastante comunicativo. Sin duda, practiques una conducción deportiva o no, este coche te encantará a la hora de conducirlo.

Por su parte, los frenos, que cumplen por potencia y eficacia, son claramente mejorables en cuanto a tacto, pues cuesta dosificar perfectamente la frenada. Los discos en el eje delantero tienen un diámetro de hasta 358 mm según la batería y el motor. En las ruedas traseras los frenos son de tambor, algo sorprendente en un coche de este precio. Según Volkswagen, sus pastillas están diseñadas sobre la base de la vida útil del coche. Además, la corrosión queda descartada.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 9Gama y equipamiento

El ID.4 1st y el lujoso ID.4 1st Max son las ediciones especiales de lanzamiento ya agotadas. La oferta del ID.4 cuenta con siete versiones preconfiguradas asociadas a dos tipos de baterías, una de 52 kWh con 340 km de autonomía (WLTP) y tres acabados disponibles: Pure Perfomance, City y Style. Y otra batería, más poderosa, de 77 kWh, ofrece una autonomía de 522 km asociada a los acabados Pro Perfomance, Life, Business y Max. Las baterías pesan 344 y 493 kg, respectivamente, llevan sistema de refrigeración líquida y montan celdas NCM 712 fabricadas por LG Chem en 8 o 12 módulos. El Volkswagen ID.4 con batería pequeña pesa 1.891 kg en vacío y 2.049 kg con la batería grande.

Además de todo lo comentado, de serie, el ID.4 incluye el Lane Assist. Sus intervenciones en la dirección pueden evitar que el coche salga del carril sin querer. El Front Assist vigila la zona delante del coche y reacciona ante posibles colisiones con otros usuarios de la carretera con avisos e intervenciones de frenada. Con la función de frenada de emergencia al girar, ayuda al conductor al girar hacia la izquierda; el sistema de asistencia le ayuda a esquivar obstáculos mediante impulsos de dirección. La ayuda acústica de aparcamiento puede evitar choques durante el aparcamiento o reducir los daños con la función automática de frenada al maniobrar. En el equipamiento de serie del ID.4 también está incluido el limitador de velocidad.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 10Sus rivales

Si tienes totalmente decidido adquirir un SUV eléctrico de tamaño compacto, el mercado ya plantea diferentes alternativas, todas ellas de aire premium. Desde ya, sin haber probado prácticamente ninguno de sus rivales y poniéndome en la piel un usuario más, el Volkswagen me parece el más equilibrado por precio, calidad, tecnología y agrado de uso. Entre todos los modelos alternativos que debemos tener en cuenta está el Audi Q4 e-tron (comparativa), BMW iX3 (comparativa), Ford Mustang Mach-E (comparativa), Lexus 300e (comparativa), Mercedes-Benz EQA (comparativa), Škoda Enyaq (comparativa) y Volvo XC40 Recharge Twin Eléctrico (comparativa).

Consigue el mejor precio

La versión de 204 CV, que va francamente bien, se puede adquirir desde 43.592 euros (ver precios). Puedes solicitar un presupuesto de manera gratuita y sin ningún tipo de compromiso (es rápido y muy sencillo). Elige una versión e introduce el código postal de tu localidad. Al instante, te mostraremos el mejor precio del concesionario más cercano (también puedes calcular el precio del seguro). Nosotros hemos configurado este presupuesto.

prueba del volkswagen id 4 204 cv 11Adicionalmente, puedes utilizar nuestro comparador de acabados para elegir el nivel de acabado y los opcionales que más te interesen. También puedes comparar el ID.4 con otros modelosver opciones de Km 0.

Conclusión

Tenía muchas ganas de subirme al ID.4, un modelo que, por diseño, me entró por los ojos desde el primer día. Una vez probado y analizado, debo decir que es un coche que tiene sus luces y sus sombras. Si empezamos por lo que más me ha gustado, indudablemente su diseño es uno de sus puntos fuertes. También su dinámica de conducción y su calidad de rodadura. Por espacio interior y maletero también es un coche competente para disfrutar de un vehículo práctico y familiar. Su parte motriz está a un gran nivel, pues es capaz de ofrecer unas muy buenas prestaciones, un bajo consumo y una autonomía generosa. Por el contrario, no me ha gustado tanto el tacto del freno, la calidad de materiales de su interior, la digitalización de todos sus mandos -algo que resulta insufrible- y la respuesta del sistema multimedia en determinadas ocasiones. El precio, como todos los eléctricos, es muy elevado. Elevadísimo.

Noticias anteriores Marca: Volkswagen

Coches y Concesionarios