El CEO global de Renault, Luca de Meo, anunció un plan de restructuración y ajuste de la marca del Rombo en Brasil. La medida consiste en el despido de 747 empleados, la cancelación de proyectos para tres nuevos modelos y una apuesta a ofrecer más variantes de SUVs.

De Meo realizó el anuncio durante una entrevista con Automotive News Europe, que reprodujo hoy Motor1 Brasil. El ajuste por despidos era una mala noticia ya esperada en el país vecino, pero la cancelación de proyectos remarca la importancia del golpe de timón que acaba de dar la marca francesa.

* El plan que falló: “El objetivo de Renault era buscar volumen y participación de mercado. La estrategia consistió en introducirnos en todos los segmentos inferiores de cada mercado para lograr grandes volúmenes de ventas, que nos permitieran radicar una planta de producción grande y eficiente. Pero fallamos cuando debíamos dar el siguiente paso. En Brasil, por ejemplo, lanzamos un vehículo económico como el Logan con el objetivo de alcanzar el 5% o 6% de market share. Eso nos hubiera permitido alcanzar un ritmo de producción de entre 150 mil y 200 mil vehículos al año. El paso siguiente hubiera sido introducir un auto de un segmento superior, para lograr una gama de productos coherente con el posicionamiento de Renault a nivel mundial. Un producto de ese tipo nos hubiera brindado un mayor margen de ganancia. Pero no ocurrió”.

* Despidos: “En Brasil, el objetivo era alcanzar una participación de mercado del 10%, que en un mercado de tres millones de autos al año hubiera representado unos 300 mil autos. Pero Brasil entró en crisis, vendimos 200 mil, después 150 mil y después 80 mil. Lo que tenemos que hacer ahora en Brasil es buscar, ante todo, el punto de equilibrio. Eso significará eliminar turnos de producción y despedir a 747 trabajadores, lamentablemente”.

* Más SUVs: “El plan inicial en Brasil era seguir los ejemplos de Volkswagen y Fiat, que sumó a su líneas de producción los modelos de Jeep, con mucho éxito. Ahora, cuando la economía se volvió imprevisible, decidimos congelar las inversiones en el mediano plazo. Ese dinero será reinvertido para nuevas SUVs, como las Bigster y Duster, vendidas bajo la marca Renault, lo que nos permitirá lograr un mayor margen de ganancia”.

Según Motor1 Brasil, con esta medida, Renault canceló el desarrollo de las nuevas generaciones de los modelos Sandero, Logan y Stepway, que ya se lanzaron a la venta en Europa bajo la marca Dacia. Los 747 despidos que anunció el ejecutivo ya se anunciaron para la fábrica de São José dos Pinhais.

El dinero se destinará a la nueva Duster y también a la inédita Bigster, una SUV del Segmento C (compacto), que por ahora sólo se mostró en forma de concept (foto principal).

Los actuales Sandero, Logan y Stepway seguirán a la venta hasta nuevo aviso. Además de las Duster y Bigster, Renault seguirá adelante en nuestra región con los Kwid y Captur. La nueva generación de esos dos modelos se producirán en Brasil bajo la Plataforma CMF-B, que debutó en Europa con el Renault Clio de nueva generación.

***

Dacia Bigster Concept. Sobre la base de este show-car, Renault fabricará en Brasil una SUV para el Segmento C (compacto), que se posicionará por encima de la actual Duster (leer más).

La nueva Duster II ya se fabrica en Brasil y está confirmada su continuidad. Llegará este año a la Argentina, procedente de Colombia (leer más).

Cancelados. Se suspendió el desarrollo para Brasil de los nuevos Sandero, Stepway y Logan, que ya se venden en Europa bajo la marca Dacia (leer más).

Hasta nuevo aviso, seguirá la producción en Brasil y Argentina de los actuales Logan, Stepway y Sandero.

 A la izquierda, cinco modelos de Nissan-Renault producidos actualmente en Brasil (el March se discontinuó el año pasado). A la izquierda, los nuevos modelos que surgirán sobre la base de la Plataforma CMF-B.

Luca De Meo, CEO global de Renault y su autocrítica sobre Brasil: “Fallamos”.

ARGENTINA AUTOBLOG