McLaren se ha convertido en el primer equipo de Fórmula 1 en despedir a algunos miembros de su personal debido a la crisis del coronavirus, al tiempo que sus pilotos, Carlos Sainz y Lando Norris, y los dirigentes han recortado sus salarios como parte de una serie de medidas de ahorro de costes puestas en marcha en McLaren.

Sainz y Norris han aceptado una reducción de salario, mientras que un número de personal ha sido despedido como medida temporal. Además, todo el resto del personal, incluyendo el director general, Zak Brown, y la alta dirección, también están asumiendo recortes salariales.

«El Grupo McLaren está despidiendo temporalmente a varios empleados como parte de medidas más amplias de reducción de costes debido al impacto de la pandemia de COVID-19 en su negocio. Estas medidas se centran en la protección de los puestos de trabajo a corto plazo para garantizar que nuestros empleados vuelvan a trabajar a tiempo completo a medida que la economía se recupere», señala a Autosport el un portavoz de la escudería.

La temporada de F1 está en pausa con las primeras ocho carreras de la temporada pospuestas o canceladas. De momento está previsto que el Gran Premio de Canadá abra la temporada el 14 de junio, pero eso podría cambiar con las restricciones globales de viaje que se suman a los problemas de la F1.

RTVE.ES