seat replantea la micro movilidad en medio del covid 19 esta es su propuesta <![CDATA[

La micromovilidad se ha visto afectada en todo el mundo debido a la crisis del COVID-19. La renta de bicicletas, de scooters y motocicletas eléctricas ha experimentado una disminución dramática en todo el ecosistema urbano. Después de todo, con la mayoría de las personas trabajando y estudiando en casa, se reducen las necesidad de traslado. En los meses más duros del confinamiento, cuando prácticamente todas las personas estaban en sus casas, aproximadamente el 99% de los scooters eléctricos no se utilizaron. Pero esto es solo la punta del iceberg. Todos los proveedores de servicios de movilidad en todo el ecosistema han experimentado una reducción drástica en la demanda de sus servicios compartidos. En mayo, el servicio de bicicletas eléctricas JUMP anunció que dejaría de operar en Ciudad de México, mientras que el servicio de scooters Lime detuvo temporalmente sus operaciones.

Hasta antes de la pandemia, muchas ciudades estaban interviniendo para hacer que las calles estuvieran menos centradas en los automóviles y fueran más amigables con los ciclistas y peatones. Por ejemplo, reduciendo carriles para autos y transformándolos en espacios confinados para bicicletas y scooters. Sin embargo, el desafío en cuestión en medio de la pandemia es lograr que los usuarios recuperen nuevamente la confianza en estos dispositivos compartidos. Algunas empresas como Seat están comenzando a dar una vista previa de lo que está por venir. A mediados de año, la marca de origen español hoy propiedad del Grupo Volkswagen presentó a nivel global una nueva división de movilidad denominada Seat Mó, que permitirá a los usuarios descargar la aplicación en su teléfono inteligente y buscar la motocicleta o el scooter eléctricos estacionado cerca de su ubicación en el mapa y desbloquearlo. Pero el lanzamiento de este servicio en algunas ciudades europeas -empezando por Barcelona, España- en medio de la pandemia ha requerido de mecanismos de sanitización y esquemas de renta para dar confianza a los usuarios. “Durante el período de suscripción, el usuario que contrate el servicio será el único que utilice la motocicleta y los scooters de Seat Mó durante la vigencia del contrato”, explicó Lucas Casasnovas, director de la nueva división Seat Mó, durante la conferencia del lanzamiento. En el estuche de almacenamiento del scooter eléctrico hay dos cascos para el conductor y un pasajero, así como gorros higiénicos desechables y toallitas higienizantes como medida de seguridad contra el COVID-19. Además, los scooters de Seat reciben un tratamiento en las superficies con un nano revestimiento que protege los vehículos eliminando posibles virus, microbios, bacterias y hongos.

Seat Mó también ofrece un modelo de suscripción todo incluido que brinda a los usuarios acceso a un scooter durante semanas o meses, incluido el seguro del vehículo, el mantenimiento, un casco y un cambio de batería semanal. El costo es de 75 euros por semana (unos 1,812 pesos); 200 euros al mes (aproximadamente 4,833 pesos) y en el caso de alquilar uno trimestral, 150 euros al mes (unos 3,625 pesos). El modelo de suscripción está destinado a un usuario y una persona adicional, como un miembro de la familia. “Los hábitos de los consumidores están evolucionando hacia los servicios de pago por uso. El nuevo modelo de suscripción permite tener un vehículo a disposición del usuario de forma permanente, pero sin incurrir en costos asociados como aparcamiento, seguros o mantenimiento”, dijo Casasnovas a mediados de año. En México, el servicio aún no está disponible, pero Juan Pablo Gómez, director de la marca en el país dijo que lanzarlo en Barcelona ha servido para aprender y perfilar el arribo del servicio en el país. “Nosotros estamos pendientes de estos programas pilotos para poderlos hacer una realidad en el mercado mexicano. Es muy pronto poder decir cuándo lo vamos a tener, porque hay muchos factores que hay que revisar, desde la demanda, esquemas de comercialización y posventa, hasta seguridad y regulaciones, pero México forma parte del proyecto definitivamente”, dijo Gómez. “Realmente necesitamos repensar el papel de las ciudades que son determinantes en el establecimiento de políticas y marcos legales para que las nuevas empresas y los nuevos participantes del mercado en el dominio de la movilidad compartida tengan éxito financiero y operativo”, añadió.

]]> Expansión MX